Alergia al sol

Alergia al sol

¿Qué es?

Una alergia al sol es una reacción del sistema inmunológico a la luz solar, la que muy a menudo, se manifiesta como una erupción roja con picazón. Los lugares más comunes incluyen la parte "V" del cuello, la parte posterior de las manos, la superficie exterior de los brazos y las piernas. En raros casos, la reacción de la piel puede ser más severa, produciendo urticaria o ampollas pequeñas que pueden incluso extenderse a la piel en las en donde la ropa cubre el cuerpo. Las alergias solares son provocadas por los cambios que ocurren en la piel expuesta al sol. No está claro por qué el cuerpo desarrolla esta reacción. Sin embargo, el sistema inmunológico reconoce algunos componentes de la piel alterada por el sol como "extraños", dando como resultado que el cuerpo active sus defensas inmunitarias contra ellos. Esto produce una reacción alérgica que toma la forma de una erupción cutánea, pequeñas ampollas o, rara vez, algún otro tipo de erupción cutánea. Las alergias del sol ocurren solamente en ciertas personas sensibles, y en algunos casos, se producen por algunos breves momentos de la exposición al sol. Los científicos no saben exactamente por qué algunas personas desarrollan una alergia al sol y otras no. Sin embargo, hay evidencia de que algunas formas de alergia al sol son heredadas. Algunos de los tipos más comunes de alergia al sol son: La erupción polimorfa leve (EPL): la EPL, que aparece generalmente como erupción con picazón en la piel expuesta al sol, es el segundo problema de la piel más común relacionado con el sol visto por los médicos, después de las quemaduras solares comunes. Ocurre en un estimado del 10% a 15% de la población de los EE.UU., la que afecta a personas de todas las razas y orígenes étnicos. Las mujeres son afectadas por la EPL más a menudo que los hombres, y los síntomas suelen comenzar durante la vida adulta joven. En los climas templados, la EPL es muy rara en el invierno, pero es común durante los meses de primavera y verano. En muchos casos, la EPL regresa cada primavera, inmediatamente después de que la persona comience a pasar más tiempo afuera. A medida que la primavera se convierte en verano, la exposición repetida al sol puede hacer que la persona se vuelva menos sensible a la luz solar, y la EPL puede desaparecer totalmente o poco a poco se vuelve menos grave. Aunque los efectos de este proceso de desensibilización, llamado "endurecimiento", suelen durar hasta el final del verano, la EPL a menudo regresa a plena intensidad en la primavera siguiente. Prurigo actínico (EPL hereditaria): esta forma hereditaria de EPL ocurre en personas de origen indígena americano, incluyendo las poblaciones indias americanas del Norte, Sur y Centroamérica. Sus síntomas suelen ser más intensos que los de la EPL clásica, y a menudo comienzan antes, durante la infancia o la adolescencia. Varias generaciones de la misma familia pueden tener un historial del problema. Erupción fotoalérgica: en esta forma de alergia al sol, una reacción cutánea es provocada por el efecto de la luz solar sobre un producto químico que se ha aplicado a la piel (a menudo un ingrediente en la protección solar, fragancias, cosméticos o ungüentos antibióticos) o ingerido en una droga (a menudo en un medicamento recetado). Los medicamentos comunes que pueden causar una erupción fotoalérgica incluyen antibióticos (especialmente tetraciclinas y sulfonamidas), fenotiazinas usadas para tratar enfermedades psiquiátricas, diuréticos para la presión arterial alta e insuficiencia cardíaca, y ciertos anticonceptivos orales. La Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) también ha relacionado algunos casos de reacción fotoalérgica con los analgésicos sin prescripción como el ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) y naproxeno sódico (Aleve, Naprosyn y otros). Urticaria solar: esta forma de alergia al sol produce urticaria (grandes, picazón, protuberancias rojas) en la piel expuesta al sol. Es una enfermedad rara que afecta con mayor frecuencia a las mujeres jóvenes.

Síntomas

Los síntomas varían, dependiendo del tipo específico de alergia al sol:
  • EPL: la EPL produce típicamente una erupción que pica o que quema dentro de las primeras dos horas después de la exposición al sol. La erupción suele aparecer en las porciones del cuello expuestas al sol, pecho superior, brazos y piernas. Además, puede haber de una a dos horas de escalofríos, dolor de cabeza, náuseas y malestar general. En raros casos, la EPL puede manifestarse como placas rojas (áreas planas, elevadas), pequeñas ampollas llenas de líquido o pequeñas áreas de sangrado debajo de la piel.
  • Prurigo actínico (EPL hereditaria): los síntomas son similares a los de la EPL, pero por lo general se concentran en la cara, especialmente alrededor de los labios.
  • Erupción fotoalérgica: esto generalmente causa una erupción roja con comezón o pequeñas ampollas. En algunos casos, la erupción de la piel también se extiende a la piel que estaba cubierta por la ropa. Debido a que la erupción fotoalérgica es una forma de reacción de hipersensibilidad retardada, los síntomas de la piel pueden no comenzar hasta uno o dos días después de la exposición al sol.
  • Urticaria solar: Las urticarias suelen aparecer en la piel descubierta en cuestión de minutos de exposición a la luz solar.

Diagnóstico

Si usted tiene síntomas leves de EPL, usted puede ser capaz de diagnosticar el problema por sí mismo (a) haciéndose las siguientes preguntas:
  • ¿Tengo una erupción cutánea con picazón que afecta sólo la piel expuesta al sol?
  • ¿Mi erupción comienza siempre dentro de dos horas de exposición al sol?
  • ¿Mis síntomas aparecen por primera vez durante la primavera temprana, y luego gradualmente se vuelven menos graves (o desaparecen) en los siguientes días o semanas?
Si puede contestar "sí" a todas estas preguntas, entonces puede tener EPL leve. Si usted tiene síntomas más severos relacionados con el sol (especialmente urticaria, ampollas o pequeñas áreas de sangrado debajo de la piel) su médico necesitará hacer el diagnóstico pertinente. En la mayoría de los casos, su médico puede confirmar que usted tiene EPL o prurigo actínico basado en sus síntomas, su historial médico, antecedentes familiares (especialmente de los antepasados de los Indios Americanos) y un simple examen de su piel. A veces, pueden ser necesarias pruebas adicionales, incluyendo:
  • Una biopsia de piel, en la que una pequeña pieza de piel se retira y se examina en un laboratorio.
  • Análisis de sangre para descartar el lupus eritematoso sistémico (LES) o el lupus eritematoso sistémico discoide.
  • Foto-prueba, en el cual una pequeña área de su piel se expone a cantidades controladas de luz ultravioleta.
Si los síntomas de su piel aparecen después de esta exposición, la prueba confirma que su erupción de piel está relacionada con el sol. Si usted tiene síntomas de una erupción fotoalérgica, el diagnóstico puede tomar algún trabajo más complejo. Su médico comenzará revisando sus medicamentos actuales, así como cualquier loción para la piel, protectores solares o colonias que use. El médico puede sugerirle cambiar temporalmente a un medicamento alternativo o eliminar ciertos productos de cuidado de la piel para ver si esto hace que sus síntomas de la piel disminuyan. Si es necesario, su médico lo remitirá a un dermatólogo (un médico especializado en trastornos de la piel). El dermatólogo puede hacer pruebas de fotopatía, un procedimiento de diagnóstico que expone una pequeña zona de su piel a una combinación de luz ultravioleta y una pequeña cantidad de productos químicos de prueba, por lo general un medicamento o ingrediente de un producto para el cuidado de la piel. Si usted tiene síntomas de urticaria solar, su médico puede confirmar el diagnóstico mediante el uso de foto-pruebas para reproducir sus colmenas.

¿Cuánto puede durar?

La duración de la reacción depende del tipo de alergia al sol:
  • EPL: la EPL desaparece generalmente dentro de dos a tres días si usted evita exponerse adicionalmente al sol. En el transcurso de la primavera y el verano, la exposición repetida al sol puede producir endurecimiento (una disminución natural de la sensibilidad de la piel a la luz solar). En algunas personas, el endurecimiento se desarrolla después de unos pocos días de exposición al sol, pero en otros tomará varias semanas.
  • Prurigo actínico (EPL hereditaria): en climas templados, el prurigo actínico sigue un patrón estacional similar al de la EPL clásica. Sin embargo, en climas tropicales, los síntomas pueden persistir durante todo el año.
  • Erupción fotoalérgica: la duración es impredecible. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los síntomas de la piel desaparecen después de que el producto químico ofensivo es identificado y ya no se utiliza.
  • Urticaria solar: las colmenas individuales típicamente se desvanecen dentro de 30 minutos a dos horas. Sin embargo, suelen regresar cuando la piel se expone al sol otra vez.

¿Cómo prevenir?

Para ayudar a prevenir los síntomas de una alergia al sol, debe proteger su piel de la exposición a la luz solar. Pruebe las siguientes sugerencias:
  • Antes de ir al exterior, aplique un protector solar que tenga un factor de protección solar (FPS) de al menos 30 o más, con un amplio espectro de protección contra los rayos ultravioleta A y ultravioleta B.
  • Use un bloqueador solar en sus labios. Elija un producto que haya sido formulado especialmente para los labios, con un FPS de 20 o más.
  • Limite su tiempo al aire libre cuando el sol está en su apogeo (en la mayoría de los países occidentales es de alrededor de 10 a.m. a 3 p.m.
  • Use gafas de sol con protección a la luz ultravioleta.
  • Use pantalones largos, una camisa con mangas largas y un sombrero con un borde ancho.
  • Tenga en cuenta que algunos productos de cuidado de la piel y los medicamentos pueden desencadenar una erupción fotoalérgica. Estos incluyen ciertos antibióticos y píldoras anticonceptivas orales, así como medicamentos recetados que se utilizan para tratar enfermedades psiquiátricas, presión arterial alta e insuficiencia cardíaca. Si está tomando un medicamento recetado y normalmente pasa mucho tiempo al aire libre, pregúntele a su médico si debe tomar alguna precaución especial para evitar la exposición al sol mientras está tomando el medicamento.

Tratamiento

Si tiene alergia al sol, su tratamiento debe comenzar siempre con las estrategias descritas en la sección de prevención. Esto reducirá su exposición al sol y evitará que sus síntomas empeoren. Otros tratamientos dependen del tipo específico de alergia al sol: EPL: para síntomas leves, aplique compresas frías (como un paño húmedo y fresco) a las áreas de erupciones con picazón, o vaporice la piel con aerosoles de agua fría. También puede probar un antihistamínico oral sin receta (por la boca) como difenhidramina o clorfeniramina (ambos vendidos bajo varias marcas) para aliviar la picazón, o una crema que contenga cortisona. Para síntomas más severos, su médico puede sugerir un antihistamínico oral con receta o crema de corticosteroides. Si estos remedios no son eficaces, su médico puede recetarle fototerapia, un tratamiento que produce un endurecimiento exponiendo gradualmente su piel a dosis crecientes de luz ultravioleta en el consultorio de su médico. En muchos casos, se realizan cinco exposiciones a la luz ultravioleta por semana durante un período de tres semanas. Si la fototerapia estándar falla, su médico puede probar una combinación de psoraleno y la luz ultravioleta llamada PUVA; Medicamentos antipalúdicos; O comprimidos de betacaroteno.
  • Prurigo actínico (EPL hereditaria): las opciones de tratamiento incluyen corticosteroides con receta, talidomida (Thalomid), PUVA, fármacos antimaláricos y betacaroteno.
  • Erupción fotoalérgica: el primer objetivo del tratamiento es identificar y eliminar el medicamento o producto de cuidado de la piel que está desencadenando la reacción alérgica. Los síntomas de la piel por lo general se pueden tratar con una crema de corticosteroides.
  • Urticaria solar: para las urticarias leves, puede probar un antihistamínico oral sin receta para aliviar la picazón o una crema anti-picazón que contenga cortisona. Para colmenas más severas, su médico puede sugerir un antihistamínico con receta o crema de corticosteroides.
En casos extremos, su médico puede recetar fototerapia, PUVA o medicamentos antimaláricos.

¿Cuándo llamar a un profesional?

Llame a su médico de cabecera o a un dermatólogo si tiene:
  • Una erupción de picazón que no responde a los tratamientos de libre venta.
  • Una erupción que involucra grandes áreas de su cuerpo, incluyendo partes que están cubiertas por la ropa
  • Una erupción persistente que cubre las áreas expuestas al sol de su cara, especialmente si usted es una mujer o una persona de antepasados indio-americanos
  • Sangrado anormal bajo la piel en áreas expuestas al sol
  • Llame inmediatamente a la ayuda de emergencia de su ciudad si de repente se desarrolla urticaria junto con hinchazón alrededor de los ojos o labios, desmayos o dificultad para respirar o tragar. Estos pueden ser signos de una reacción alérgica potencialmente mortal.

Pronóstico

Si usted tiene una alergia al sol, la perspectiva por lo general es muy buena, especialmente si utiliza constantemente protectores solares y ropa protectora. La mayoría de las personas con PMAP o prurigo actínico mejoran significativamente entre cinco y siete años después del diagnóstico, y casi todos los que tienen erupción fotoalérgica pueden curarse evitando el producto químico específico que desencadena la alergia al sol. De todas las formas de alergia al sol, la urticaria solar es la que es más probable que sea un problema a largo plazo. Sin embargo, en algunas personas la condición finalmente desaparece. Referencias: https://www.drugs.com/health-guide/sun-allergy-photosensitivity.html Dermatitis: Mª Rosario Trinidad Ayela Pastor ISBN: 978-84-8454-883-6 Depósito legal: A-933-2009