Anemia: prevención, causas, síntomas y tratamiento

8543
Download PDF

La anemia es una deficiencia en el número o la calidad de los glóbulos rojos (hematíes). Los glóbulos rojos transportan oxígeno alrededor del cuerpo, usando una proteína particular llamada hemoglobina. La anemia significa que el nivel de glóbulos rojos o el nivel de hemoglobina es menor de lo normal y la cantidad de oxígeno que necesitan los tejidos y órganos del  cuerpo es insuficiente.

Cuando una persona está anémica, su corazón tiene que trabajar más duro para bombear la cantidad de sangre necesaria para obtener suficiente oxígeno alrededor de su cuerpo. Durante el ejercicio pesado, las células pueden no ser capaces de llevar suficiente oxígeno para satisfacer las necesidades del cuerpo y la persona puede llegar a agotarse con facilidad.

La anemia no es una enfermedad en sí misma, sino un resultado de un mal funcionamiento en algún lugar del cuerpo. Esta condición de la sangre es común, particularmente en las mujeres.

Causas de la anemia

La anemia puede tener muchas causas, las que incluyen:

  • Carencia dietética: falta de hierro, vitamina B12 o ácido fólico en la dieta.
  • Malabsorción: cuando el cuerpo no es capaz de utilizar los nutrientes en la dieta, causada por condiciones como la enfermedad celíaca.
  • Trastornos hereditarios tales como talasemia o anemia de células falciformes.
  • Los trastornos autoinmunes como la anemia hemolítica autoinmune, donde las células inmunes atacan los glóbulos rojos y disminuyen su vida útil.
  • Enfermedades crónicas  como la artritis reumatoide y la tuberculosis.
  • Trastornos hormonales como el hipotiroidismo.
  • Trastornos de la médula ósea como el cáncer o la infección.
  • Pérdida de sangre debido a un trauma, cirugía, cáncer, úlcera péptica, menstruación pesada, cáncer de intestino o donaciones frecuentes de sangre.
  • Medicamentos como antibióticos, antiinflamatorios o medicamentos anticoagulantes.
  • Infecciones como la malaria y la septicemia, que reducen la vida útil de los glóbulos rojos.
  • Períodos de rápido crecimiento o altas necesidades energéticas como la pubertad o el embarazo.

Síntomas de la anemia

Dependiendo de la gravedad, los síntomas de la anemia pueden incluir:

  • Piel pálida
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Cansancio
  • Disnea (falta de oxígeno, sin aliento)
  • Disminución de la presión arterial cuando se está de pie desde una posición sentada o acostada (hipotensión ortostática) – esto puede ocurrir después de una pérdida aguda de sangre, como una hemorragia
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Se irrita con facilidad
  • Dificultades para concentrarse
  • Lengua enrojecida
  • Pérdida de apetito
  • Extraños antojos de comida.

Grupos de alto riesgo

Ciertas personas están en mayor riesgo de desarrollar anemia, los que incluyen:

  • Mujeres menstruando
  • Mujeres embarazadas y lactantes
  • Los bebés, especialmente si son prematuros
  • Niños que pasan por la pubertad
  • Vegetarianos
  • Personas con cáncer, úlceras estomacales y algunas enfermedades crónicas
  • Personas que realizan dietas de moda
  • Atletas.

Tratamiento para la anemia

El tratamiento depende de la causa y la gravedad, sin embargo, las alternativas incluyen:

  • Suplementos vitamínicos y minerales en caso de deficiencia.
  • Inyecciones de hierro si la persona tiene bajos niveles de hierro.
  • Vitamina B12 (por inyección) la cual es necesaria para la anemia perniciosa.
  • Antibióticos si la infección es la causa.
  • Alterar la dosis o el régimen de medicamentos regulares como los antiinflamatorios (si es necesario).
  • Transfusiones de sangre (si es necesario).
  • La terapia de oxígeno (si es necesario).
  • Cirugía para prevenir el sangrado anormal como la menstruación pesada.
  • Cirugía para extirpar el bazo (esplenectomía) en casos de anemia hemolítica grave.

Debe tener en cuenta: Tome suplementos de hierro sólo cuando lo indique su médico. El cuerpo humano no es muy eficiente para excretar hierro y usted podría envenenarse si toma más de la dosis recomendada.

Lea también: Alimentos para prevenir la deficiencia de hierro

Prevención de la anemia

Algunas formas de anemia no se pueden prevenir porque son causadas por una “avería” en el proceso de fabricación de la célula. La anemia causada por la deficiencia dietética se puede prevenir asegurándose de que ciertos grupos de alimentos se consuman de forma regular, incluyendo productos lácteos, carnes magras, frutos secos y legumbres, frutas y verduras frescas. Los vegetarianos que prefieren no comer alimentos lácteos (veganos) deben considerar tomar suplementos de vitaminas y minerales regularmente.

Sin embargo, algunos tipos de anemia se pueden prevenir, según el Centro Nacional de Información sobre la Salud de la Mujer de los Estados Unidos (
National Women’s Health Information Center). Ofrece estas sugerencias:

  • Tratar la causa de la pérdida de sangre: Hable con su médico si tiene períodos menstruales abundantes o si tiene problemas del sistema digestivo, como diarrea frecuente o sangre en las heces.
  • Comer alimentos con hierro: Buenas fuentes de hierro incluyen carne magra y pollo, verduras de hojas oscuras y frijoles.
  • Coma y beba alimentos que ayuden a su cuerpo a absorber hierro: como jugo de naranja, fresas, brócoli u otras frutas y verduras con vitamina C.
  • Hacer elecciones saludables de alimentos: La mayoría de las personas que toman decisiones saludables y equilibradas obtienen el hierro y las vitaminas que sus cuerpos necesitan de los alimentos que ingieren.
  • Evite tomar café o té con las comidas: Estas bebidas dificultan que su cuerpo absorba el hierro.
  • Hable con su médico si toma pastillas de calcio: El calcio puede hacer que sea más difícil para su cuerpo absorber el hierro. Si tiene dificultades para obtener suficiente hierro, hable con su médico sobre la mejor manera de obtener también suficiente calcio.
Puntos para recordar
  • La anemia significa que el nivel de glóbulos rojos o el nivel de hemoglobina es menor de lo normal, lo que priva al cuerpo del oxígeno adecuado.
  • La anemia no es una enfermedad en sí misma, sino un resultado de mal funcionamiento en algún lugar del cuerpo.
  • La anemia puede tener muchas causas, incluyendo ciertas enfermedades o condiciones y medicamentos.
  • La deficiencia de hierro es la causa más común de anemia.