Asma: causas, síntomas y tratamientos

2871
Download PDF

El asma (Asma bronquial) es una enfermedad común de las vías respiratorias, las estructuras a través de las cuales pasa el aire cuando se transporta de su boca y nariz hasta las estructuras más pequeñas en sus pulmones. El asma a menudo se asocia con otras condiciones alérgicas como fiebre del heno y el eccema.

El asma hace que los músculos de las vías respiratorias se aprieten y que el revestimiento de las vías respiratorias se hinchen y se inflamen, produciendo una mucosa pegajosa. Estos cambios hacen que las vías respiratorias se estrechen, dificultando la respiración. La mayoría de las personas con asma sólo tienen síntomas cuando inhalan un “desencadenante” como el polen, contraen un resfriado o gripe. También puede ser por un suceso como hacer ejercicio sin la preparación adecuada.

El asma no tiene cura, pero con un buen manejo, las personas con asma pueden llevar una vida normal y activa.

Datos importantes
  • Los síntomas más comunes de asma son opresión en el pecho y sibilancias.
  • El asma se puede controlar con una medicación preventiva regular todos los días (si se prescribe) y el uso de un relevista cuando los síntomas empeoran.
  • Las personas que experimentan síntomas similares al asma por primera vez deben visitar a su médico de cabecera para obtener ayuda y, si es apropiado, desarrollar un plan de manejo del asma.
  • Un ataque de asma puede amenazar la vida: llame a emergencias de su ciudad para una ambulancia y dígale al operador que alguien está teniendo un ataque de asma.

 

Causas del asma

Los desencadenantes de los síntomas del asma son distintos para todas las personas. Algunos desencadenantes comunes son:

  • Desencadenantes de la alergia tales como ácaros del polvo de casa, polen, mascotas
  • Humo de cigarro
  • Infecciones virales (resfriados y gripe)
  • Aire frío o cambios bruscos de temperatura
  • Desencadenantes relacionados con el trabajo (polvo de madera, productos químicos, sales metálicas)
  • Algunos medicamentos.

Síntomas del asma

El asma tiende a ser común en las familias. El asma afecta a todos de manera diferente, incluso dos niños de la misma familia pueden tener diferentes patrones de asma así como los desencadenantes.

Los síntomas típicos del asma incluyen:

  • Una sensación apretada en el pecho
  • Silbido al respirar
  • Dificultad para respirar
  • Tos

Estos síntomas tienden a empeorar por la noche, en la madrugada o durante el ejercicio.

Los niños también pueden tener los siguientes síntomas:

  • Falta de apetito y de beber
  • Llanto
  • Dolor de estómago y vómitos
  • Cansarse rápidamente
  • Respiración agitada más de lo habitual al correr y jugar.

Tratamiento para el asma

El asma puede ser bien controlada con la medicación adecuada en casi todas las personas. Los principales tipos de medicamentos son:

Aliviadores: actúan rápidamente para relajar los músculos alrededor de las vías respiratorias. Este es el medicamento utilizado durante un ataque de asma

Preventivos: lentamente hacen que las vías respiratorias sean menos sensibles a los desencadenantes y reduzcan la inflamación dentro de las vías respiratorias. Se toman diariamente para ayudarlo a mantenerse bien

Terapias de combinación: son preventivas ya que contienen dos medicamentos diferentes.

Manejo del asma

Su médico le recetará el medicamento correcto y le explicará cómo usarlo. Para un buen manejo del asma, es importante que:

  1. Consulte a su médico para chequeos regulares y trabajen juntos para controlar su asma.
  2. Entender lo que desencadena su asma. Esto puede ser distinto para todos.
  3. Trate de evitar o reducir su exposición a estos desencadenantes.
  4. Use sus medicamentos según las instrucciones de su médico, incluso cuando se sienta bien.
  5. Asegúrese de usar el inhalador correctamente.
  6. Siga cada día su plan de acción de asma prescrito para usted.

Pídale a su médico un plan de acción personal escrito sobre el asma. Además de ser un recordatorio de su tratamiento habitual, un plan de acción le ayuda a reconocer el empeoramiento del asma y le dice qué hacer para contrarrestar los síntomas. Si su hijo tiene asma, no olvide dar copias del plan de acción a la escuela y a cualquier otra persona que cuida regularmente a su hijo.

¿Qué hacer durante un ataque de asma?

Un ataque de asma puede aparecer gradualmente (por ejemplo, si una persona se enfría) o muy rápidamente (por ejemplo, si una persona inhala algo a lo que es alérgico, como el polen).

Los síntomas que debe buscar son:

  • Aumento de la respiración como sibilancias, tos, opresión en el pecho o dificultad para respirar
  • Necesidad de usar un relevista de nuevo dentro de las tres horas desde la última toma
  • Despertar a menudo por la noche con síntomas de asma.
  • Un ataque de asma puede convertirse en una amenaza para la vida si no se trata adecuadamente, incluso en alguien cuyo asma suele ser leve o bien controlado.
  • Si alguien está recibiendo un ataque de asma, siga las instrucciones del plan de acción contra el asma escrito por el médico.
  • Siempre llame a una ambulancia en una emergencia de asma
  • En caso de emergencia, llame siempre a emergencias de su ciudad o lugar donde resida y pida una ambulancia. Dígale al operador que alguien está teniendo un ataque de asma.

 ¿Cuáles son los signos de emergencia?

  • Encuentra muy difícil respirar
  • Es incapaz de hablar cómodamente o si sus labios se están volviendo azules
  • Tiene síntomas que empeoran muy rápidamente
  • Está recibiendo poco o ningún alivio de su inhalador.
  • Mientras espera la ambulancia, dar cuatro ráfagas de medicación de alivio cada cuatro minutos.