Aterosclerosis: causas, síntomas, tratamientos y más

13254
Download PDF

 

La aterosclerosis (también conocida como arteriosclerosis, arterioesclerosis) es una enfermedad degenerativa de las arterias caracterizada por un engrosamiento irregular del revestimiento interior de las paredes arteriales, causado por depósitos de materiales grasos llamados placas o ateromas.

La aterosclerosis se desarrolla con el tiempo, pero la restricción que causa al flujo sanguíneo puede dañar los órganos y aumenta el riesgo de coágulos de sangre, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

La mayoría de los adultos es probable que tengan algún grado de aterosclerosis, especialmente sobre la edad de 40 años. La aterosclerosis es también más común en hombres que en mujeres.

Causas de la aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad lenta y progresiva y aunque se desconoce la causa exacta, la aterosclerosis puede comenzar con un daño o lesión en la capa interna de una arteria. El daño puede ser causado por:

  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Triglicéridos altos, un tipo de grasa (lípido) en la sangre
  • Fumar y otras fuentes de tabaco
  • Resistencia a la insulina, obesidad o diabetes
  • Enfermedades inflamatorias como la artritis, lupus o infecciones, o inflamación por causa desconocida

Una vez que la pared interna de una arteria está dañada, las células sanguíneas y otras sustancias a menudo se agrupan en el sitio de la lesión y se acumulan en el revestimiento interior de la arteria.

Con el tiempo, los depósitos de grasa (placas) de colesterol y otros productos celulares también se acumulan en el sitio de la lesión y se endurecen estrechando las arterias, por lo tanto, los órganos y tejidos conectados a las arterias bloqueadas no reciben suficiente sangre para funcionar correctamente.

Eventualmente, pedazos de los depósitos grasos pueden romperse y entrar en su torrente sanguíneo.

Además, el revestimiento liso de una placa puede romperse, derramando colesterol y otras sustancias en el torrente sanguíneo. Esto puede causar un coágulo de sangre, el que puede bloquear el flujo de sangre a una parte específica de su cuerpo, como ocurre cuando el flujo sanguíneo bloqueado a su corazón causa un ataque cardíaco. Un coágulo de sangre también puede viajar a otras partes de su cuerpo, bloqueando el flujo a otro órgano.

Factores de riesgo

El endurecimiento de las arterias ocurre con el tiempo. Además del envejecimiento, los factores que aumentan el riesgo de aterosclerosis incluyen:

  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Fumar y otros usos del tabaco
  • Antecedentes familiares de enfermedades cardiacas tempranas
  • Falta de ejercicio
  • Una dieta poco saludable

Complicaciones de la aterosclerosis

Las complicaciones de la aterosclerosis dependen de qué arterias están bloqueadas. Por ejemplo:

  • Enfermedad de la arteria coronaria: cuando la aterosclerosis estrecha las arterias cerca de su corazón, puede desarrollar la enfermedad de las arterias coronarias, la que puede causar dolor en el pecho (angina), un ataque al corazón o insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad de la arteria carótida: cuando la aterosclerosis estrecha las arterias cerca de su cerebro, puede desarrollar la enfermedad de la arteria carótida, la que puede causar un ataque isquémico transitorio (ATI) o un accidente cerebrovascular.
  • Enfermedad arterial periférica: cuando la aterosclerosis estrecha las arterias en los brazos o las piernas, se pueden desarrollar problemas de circulación en los brazos y las piernas (enfermedad arterial periférica). Esto puede hacer que usted sea menos sensible al calor y al frío, aumentando su riesgo de quemaduras o congelación. En casos raros, la mala circulación en los brazos o las piernas puede causar la muerte del tejido (gangrena).
  • Aneurismas: la aterosclerosis también puede causar aneurismas, una complicación seria que puede ocurrir en cualquier parte de su cuerpo. Un aneurisma es un abultamiento en la pared de la arteria. La mayoría de las personas con aneurismas no presentan síntomas. El dolor y el latido en el área de un aneurisma pueden ocurrir, lo cual es una emergencia médica. Si se rompe un aneurisma, puede sufrir un sangrado interno que amenaza la vida. Aunque esto es generalmente un acontecimiento repentino y catastrófico, una fuga lenta es posible. Si un coágulo de sangre dentro de un aneurisma se desprende, puede bloquear una arteria en algún punto lejano.
  • Enfermedad renal crónica: la aterosclerosis puede provocar que las arterias que conducen a los riñones se estrechen, evitando que la sangre oxigenada llegue a ellos. Con el tiempo, esto puede afectar su función renal, evitando que los residuos salgan de su cuerpo.

Síntomas de la aterosclerosis

La aterosclerosis se desarrolla gradualmente y en su grado más leve generalmente no presenta ningún síntoma.

Los síntomas de la aterosclerosis moderada a severa dependen de qué arterias estén afectadas. Por ejemplo:

  • Si usted tiene aterosclerosis en sus arterias del corazón, puede tener síntomas, como dolor en el pecho o angina.
  • Si tiene aterosclerosis en las arterias que conducen a su cerebro, puede tener signos y síntomas tales como adormecimiento súbito o debilidad en los brazos o las piernas, dificultad para hablar, pérdida temporal de la visión en un ojo o caída de los músculos en la cara. Estas señales de un ataque isquémico transitorio (AIT), el cual si no se trata, puede convertirse en un accidente cerebrovascular.
  • Si tiene aterosclerosis en las arterias de sus brazos y piernas, puede tener síntomas de la enfermedad arterial periférica, así como dolor en las piernas al caminar (claudicación).
  • Si tiene aterosclerosis en las arterias que conducen a sus riñones, desarrollará presión arterial alta o insuficiencia renal.

¿Cuándo consultar a un médico?

Si cree que tiene aterosclerosis, hable con su médico. También preste atención a los primeros síntomas de flujo sanguíneo inadecuado, como dolor de pecho (angina), dolor en las piernas o entumecimiento.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden impedir que la aterosclerosis empeore y prevenir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular u otra emergencia médica.

Diagnóstico de aterosclerosis

La aterosclerosis puede pasar desapercibida. Comienza temprano en la vida y progresa en silencio. En el momento en que ocurren los síntomas, está avanzada y se convierte un problema serio.

Hay pruebas para diagnosticar la aterosclerosis, pero ninguna de ellas es perfecta. Algunas de ellas incluso tienen riesgo de daño. Así que la prueba no es tan simple como usted podría pensar.

Si le preocupa la aterosclerosis, ¿qué debe hacer? ¿Qué se puede esperar en el consultorio médico si usted le pregunta?

Pruebas para diagnosticar la aterosclerosis

Las enfermedades causadas por la aterosclerosis son la causa más común de muerte en los Estados Unidos. La única prueba que puede mostrar directamente las arterias bloqueadas se llama angiografía. Es una prueba invasiva que consta del siguiente procedimiento:

  • Un tubo delgado se coloca dentro de una arteria en la pierna o el brazo.
  • Luego se enrosca a través del laberinto del cuerpo de las arterias ramificadas.
  • El tinte inyectado muestra las arterias – y cualquier bloqueo – en un monitor.
  • La angiografía tiene riesgos. Las complicaciones serias no ocurren a menudo, pero es un riesgo demasiado alto para las personas que probablemente no tienen bloqueos.

En cambio, se desarrolló un sistema para separar a las personas en grupos de riesgo. Luego de eso, se pueden examinar adecuadamente, de acuerdo con el nivel de riesgo. Las personas de bajo riesgo reciben pruebas de bajo riesgo. La angiografía es generalmente para personas que ya tienen una fuerte probabilidad de aterosclerosis.

Duración esperada

La aterosclerosis es una condición a largo plazo que continúa empeorando durante muchas décadas sin cambios en el estilo de vida y la medicación si es necesario.

¿Cómo prevenir?

Usted puede ayudar a prevenir la aterosclerosis cambiando sus factores de riesgo para la enfermedad. Debe practicar un estilo de vida que promueva una buena circulación y combata el sedentarismo:

  • Evite el tabaquismo: si usted fuma, es esencial que usted deje de fumar.
  • Mantener un peso saludable: la obesidad, especialmente la grasa corporal concentrada alrededor de la cintura, está relacionada con niveles insalubres de colesterol HDL y triglicéridos.
  • Coma una dieta saludable que sea rica en verduras y frutas: evite las grasas saturadas y trans. Utilice aceites monoinsaturados (oliva) y poliinsaturados (girasol, cártamo, cacahuete, canola) para cocinar. Las proteínas dietéticas deben provenir principalmente de fuentes naturales como los peces y plantas (soja, frijoles, leguminosas).
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Controlar la presión arterial alta: puede que tenga que tomar medicamentos para hacer esto. Si nunca se le ha diagnosticado hipertensión arterial, debe revisarse cada dos años.
  • Si tiene diabetes, necesita trabajar aún más para controlar el peso, hacer más ejercicio, reducir los niveles de colesterol LDL y triglicéridos y mantener la presión arterial en menos de 140/90.
  • Si no tiene diabetes, debe hacerse una prueba de azúcar en la sangre cada pocos años en el caso de tener factores de riesgo para la diabetes (sobrepeso, hipertensión o colesterol alto) a partir de los 45 años.

Trabaje con su médico para mantener apropiados niveles de colesterol. Si usted nunca ha sido diagnosticado con problemas de colesterol, entonces debe hacerse revisar su colesterol cada cinco años a partir de los 20 años.

Tratamiento para la aterosclerosis

No hay cura para la aterosclerosis, pero el tratamiento puede retardar o detener el empeoramiento de la enfermedad. El principal objetivo del tratamiento es prevenir el estrechamiento significativo de las arterias para que los síntomas nunca se desarrollen y los órganos vitales nunca se dañen. Para hacer esto, comenzar por el estilo de vida saludable descrito anteriormente es lo indicado.

Si usted tiene el colesterol alto, el cual no puede ser controlado por la dieta y el ejercicio, su médico probablemente le recomendará la medicación. Los medicamentos más comunes utilizados para reducir el colesterol son las estatinas, también conocidas como inhibidores de la HMG-CoA reductasa. Las estatinas bloquean una enzima llamada HMG-CoA reductasa, que controla la producción de colesterol en el hígado. Ejemplos incluyen:

  • Lovastatina (Mevacor)
  • Simvastatina (Zocor)
  • Pravastatina (Pravachol)
  • Fluvastatina (Lescol)
  • Atorvastatina (Lipitor)
  • Rosuvastatina (Crestor)

Una vez que se desarrollan los síntomas de daños a los órganos relacionados con la aterosclerosis, el tratamiento específico depende del órgano implicado:

Los tratamientos para la enfermedad de la arteria coronaria incluyen medicamentos para controlar los síntomas de la angina (nitratos, bloqueadores beta, bloqueadores de los canales de calcio) y prevenir ataques cardíacos (aspirina y betabloqueantes); La angioplastia con balón a menudo con stents (endoprótesis vascular) de malla de alambre; Y, menos comúnmente, la cirugía de derivación coronaria.

  • Cerebro:  El tratamiento para ayudar a prevenir ataques isquémicos transitorios (AIT) y accidentes cerebrovasculares generalmente incluye uno o más medicamentos antiplaquetarios como la aspirina, dipiridamol y clopidogrel (Plavix). Si una arteria carótida es muy estrecha, puede recomendarse un procedimiento para abrir la arteria.
  • Abdomen: cuando la aterosclerosis estrecha las arterias que suministran el intestino, el paciente puede ser tratado con angioplastia con balón con o sin stents o un injerto arterial de bypass.
  • Piernas: los pilares del tratamiento de la enfermedad arterial periférica son el dejar de fumar, el ejercicio (generalmente un programa para caminar) y la aspirina. Las personas con estrechamiento arterial severo pueden ser tratadas con angioplastia con balón con o sin stents, angioplastia con láser, aterectomía o injertos de derivación.

¿Cuándo llamar a un profesional?

Es posible tener aterosclerosis durante muchos años sin tener síntomas. Si experimenta síntomas de una condición médica relacionada con la aterosclerosis, póngase en contacto con un médico de inmediato.

Pronóstico

Con los tratamientos actuales (cirugías, medicamentos, programas para modificar el estilo de vida, dietas) las personas con aterosclerosis están viviendo más tiempo con una mejor calidad de vida. Para muchos, esta enfermedad se puede prevenir. Incluso las personas programadas genéticamente para la aterosclerosis pueden retrasar el inicio y el empeoramiento de la enfermedad con un estilo de vida saludable, los alimentos adecuados y medicamentos para reducir el colesterol LDL.