Deshidratación: causas, síntomas, tratamientos y más

3558
Download PDF

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación es un estado en el que el organismo no tiene suficiente agua y sales minerales para funcionar correctamente. Puede suceder cuando su cuerpo pierde demasiados líquidos, como por sudoración excesiva.

¿Qué causa la deshidratación?

La gente puede deshidratarse:

  • Después de un ejercicio extenuante, especialmente en climas cálidos
  • Después de episodios de vómitos o diarrea intensos
  • Por fiebre
  • Después de beber demasiado alcohol
  • Mientras toma ciertos medicamentos como diuréticos
  • Como una complicación por diabetes
  • Si no beben suficiente agua

Cualquiera puede deshidratarse, pero los bebés, los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con enfermedades a largo plazo corren el mayor riesgo.

Síntomas y signos de deshidratación

Si tiene deshidratación leve a moderada, puede:

  • Estar sediento
  • Tener una boca, labios y lengua seca
  • Tener dolor de cabeza
  • Tener la orina de color oscuro
  • Estar mareado o aturdido, especialmente cuando se está de pie.

Si tiene deshidratación severa, puede:

  • Estar extremadamente sediento
  • Tener una boca muy seca
  • Estar respirando rápido
  • Tener una frecuencia cardíaca rápida y una presión arterial baja
  • Tener fiebre
  • Tener poca o ninguna orina
  • Estar irritable, somnoliento o confundido.

Los bebés que están deshidratados tienen una fontanela hundida, el punto blando en la parte superior de la cabeza de un bebé.

La deshidratación severa es un problema serio, especialmente en bebés y niños pequeños.

Tratamiento para la deshidratación

La deshidratación leve puede solucionarse:

  • Bebiendo más líquidos. El enfoque más simple es poner 6 cucharaditas de azúcar con media cucharadita de sal en un litro de agua hervida. También puede comprar soluciones prefabricadas de la farmacia.
  • Evite el alcohol y la cafeína, ya que pueden hacerlo sentir más deshidratado.
  • La deshidratación severa requiere tratamiento médico inmediato, por lo general en el hospital, donde los líquidos se administran mediante un goteo intravenoso.

Cómo prevenir la deshidratación

Asegúrese de beber suficiente agua todos los días, y tenga más para reemplazar cualquier pérdida de fluido durante un clima caliente, la enfermedad o el ejercicio.

Beba muchos líquidos o solución de rehidratación oral para tratar la deshidratación leve a moderada. Consulte a su médico o acuda a la sala de emergencias de un hospital si usted, su bebé, su hijo o pariente anciano están severamente deshidratados.