Diabetes: sus causas, tipos y tratamientos

6267
Download PDF

6854

La Diabetes, es mencionada generalmente por los médicos como diabetes mellitus, la cual describe a un grupo de enfermedades metabólicas en las que los pacientes tienen altos índices de glucemia (azúcar en la sangre), ya sea por la producción insuficiente de insulina, o porque las células del cuerpo no responden adecuadamente a la insulina o ambas. Los pacientes con hiperglucemia por lo general experimentan la poliuria (necesidad de orinar más veces de lo normal), polidipsia (necesidad extrema de beber agua o algún líquido) y polifagia (deseo incontenible de comer).

Datos a tener en cuenta
  • En el 2013 se estimó que más de 382 millones en todo el mundo tenían diabetes (Williams textbook of endocrinology).
  • Según el Medical News Today, La diabetes es una condición que produce altos niveles de azúcar en la sangre en el largo plazo.
  • En la diabetes tipo 1 el cuerpo no produce insulina. Aproximadamente el 10% de los casos de diabetes son del tipo 1.
  • En la diabetes del tipo 2 el cuerpo no produce suficiente insulina para que funcione correctamente. Esta diabetes del tipo 2 abarca al 90% de los casos en todo el mundo.
  • La diabetes gestacional afecta a las mujeres durante su embarazo.
  • Los síntomas más comunes de la diabetes son la poliuria, sed intensa, aumento de peso o pérdida de peso inusual, fatiga, cortes y moretones que no sanan, en el caso de los hombres disfunción eréctil, entumecimiento y hormigueo en las manos.
  • Las personas que tienen el tipo 2 deben comer sano, ser físicamente activas y medir sus niveles de glucosa en la sangre. También podrían necesitar de medicamentos orales y/o insulina para mantener la glucosa controlada.
  • El riesgo de enfermedades cardiovasculares es mucho mayor para las personas diabéticas, por esta razón es fundamental que la presión arterial y los niveles de colesterol sean monitoreados regularmente.
  • Fumar puede tener efectos negativos considerables sobre una enfermedad cardiovascular, por lo mismo los diabéticos deben dejar el cigarro.
  • La Hipoglicemia (baja glucosa en la sangre) puede tener un efecto negativo en el paciente.
  • La hiperglucemia (cuando la glucosa es demasiado alta) también tiene efectos adversos.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes (diabetes mellitus) se clasifica como un trastorno del metabolismo. El metabolismo se refiere a la forma en que el cuerpo usa los alimentos digeridos para el crecimiento y abastecerse de energía. La mayoría de lo que comemos se descompone en la glucosa y la glucosa es una forma de azúcar en la sangre la cual es la principal fuente de combustible para el cuerpo.
Nuestras células utilizan la glucosa para absorber la energía y todos los nutrientes de los alimentos que hemos consumido, sin embargo, la glucosa no pueden entrar en las células sin la presencia de la insulina.
La insulina es una hormona producida por el páncreas. Luego de haber comido, el páncreas libera automáticamente una cantidad suficiente para transportar la glucosa presente en la sangre a las células y tan pronto como la glucosa entra en las células de la sangre, los niveles de glucosa bajan.
Una persona con diabetes tiene una condición en la cual la cantidad de glucosa en la sangre es demasiado elevada (hiperglucemia). Esto es porque el cuerpo no produce una cantidad suficiente de insulina, no produce ninguna insulina o no tiene células que responden de manera adecuada a la insulina que el páncreas produce. Este exceso de glucemia sale del organismo a través de la orina. De manera que, a pesar de que la sangre posee demasiada glucosa, las células no están recibiendo la energía necesaria para un crecimiento y una nutrición adecuada.

Diabetes tipo 1

Es cuando el cuerpo no produce insulina. Algunas personas se refieren a este tipo como la diabetes insulino-dependiente, diabetes juvenil o diabetes de inicio temprano. Las personas por lo general desarrollan la diabetes del tipo 1 antes de los 40 años o en la adolescencia.
Este tipo de diabetes es la menos común y tan sólo el 10% de los casos son del tipo 1.
Los pacientes con diabetes del tipo 1 necesitan tomar inyecciones de insulina por el resto de su vida. También deben garantizar niveles apropiados de glucosa en la sangre y llevar a cabo análisis regulares de sangre y seguir una dieta especial.
Entre el 2001 y el 2009, la prevalencia de diabetes tipo 1 entre los menores de 20 años en los Estados Unidos había aumentado un 23% según la SEARCH for Diabetes in Youth (búsqueda de diabetes en la juventud) publicado por el Centro para el control y la prevención CDC (Centers for Disease Control and Prevention). (Ver artículo)

Diabetes tipo 2

El cuerpo no produce suficiente insulina para que funcione correctamente o las células del cuerpo no reaccionan a la insulina. De los dos tipos, esta es la más común y abarca cerca del 90% de los casos en todo el mundo.
Algunos pacientes son capaces de controlar sus síntomas de la diabetes tipo 2 perdiendo peso, siguiendo una dieta saludable, haciendo mucho ejercicio y controlando sus niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, este tipo de diabetes suele ser progresiva y empeora con el tiempo haciendo que el paciente tome insulina la cual viene generalmente en forma de tabletas.
Las personas con sobrepeso y obesidad tienen mayor riesgo de desarrollar el tipo 2 en comparación con las personas que tienen un peso normal o saludable. Los individuos que poseen una gran cantidad de grasa visceral, también conocida como grasa abdominal, están muy propensos a adquirirla. El sobrepeso y la obesidad hacen que el cuerpo libere sustancias químicas que pueden desestabilizar y dañar los sistemas cardiovasculares y metabólicos del cuerpo.
Ser una persona físicamente inactiva, comer alimentos dañinos (comida chatarra, dulces, etc.) y tener sobrepeso, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. De hecho el beber un refresco (no dietético) al día, aumenta en un 22% las probabilidades de desarrollar el tipo 2, según un artículo de los investigadores del Imperial College de Londres publicado por la revista Diabetología. Los científicos creen que los efectos de las bebidas azucaradas puede tener un efecto directo en la diabetes en lugar de simplemente influir en el aumento del peso corporal.
El riesgo de adquirir este tipo de diabetes es mayor a medida que se envejece. Los expertos aún no lo aseguran, pero a medida que se envejece se tiende a engordar y a tener menos actividad física.
También los hombres cuyos niveles de testosterona son bajos, tienen más posibilidades de adquirir la enfermedad según los investigadores de la Universidad de Edimburgo, Escocia, los cuales señalan que tener bajos niveles de testosterona está relacionado con la resistencia a la insulina.

Diabetes gestacional

Este tipo de diabetes afecta a las mujeres en etapa de embarazo. Consiste en que algunas mujeres tienen niveles muy altos de glucosa en la sangre y sus cuerpos son incapaces de producir la suficiente insulina para el transporte de la glucosa en sus células, dando como resultado el aumento progresivo de glucosa.
La mayoría de las mujeres con diabetes gestacional puede controlarla con una dieta adecuada y con ejercicio. Entre un 10% y un 20% de ellas tendrá que tomar algún tipo de medicamento que controle la glucosa. Si la diabetes gestacional no es diagnosticada o controlada, se pueden aumentar los riesgos de complicaciones durante el parto. El bebé podría ser más grande de lo que debiera.
Científicos del Instituto Nacional de Salud y de la Universidad de Harvard descubrieron que las mujeres que tenían una dieta alta en grasas y colesterol antes de quedar embarazadas tenían una mayor probabilidad de adquirir diabetes gestacional que las mujeres cuyas dietas eran bajas en esos elementos. (Artículo)

¿Qué es la prediabetes?

La gran mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 inicialmente tenía una prediabetes. Consiste en que la glucosa de la sangre tiene niveles superiores a lo normal, pero no lo suficiente como para ser diagnosticado como persona diabética. Las células en el cuerpo se vuelven resistentes a la insulina.
Los estudios indican que incluso en la fase de prediabetes algunos daños en el sistema circulatorio y en el corazón ya podrían haber ocurrido.

¿Cómo saber si tengo diabetes, prediabetes o ninguna?

Los médicos pueden saber si un paciente tiene un metabolismo normal, prediabetes o diabetes de 3 formas.

La prueba A1C

  • Al menos un 6.5% significa diabetes
  • Entre un 5.7% y un 5.99% significa prediabetes
  • Menos de 5.7% significa normal

La prueba GPA (glucemia plasmática en ayunas)

  • Al menos 126 mg/dl significa diabetes
  • Entre 100 mg/dl y 125.99 mg/dl significa prediabetes
  • Menos de 100 mg/dl significa normal
  • Si el paciente presenta anomalías luego de la prueba FPG, significa que tiene la glucosa en ayuno deteriorada.

El examen PTG (prueba de tolerancia oral a la glucosa)

    • Tener al menos 200 mg/dl significa diabetes
    • Entre 140 y 199.9 mg/dl significa prediabetes
    • Menos de 140 mg/dl significa normal
    • Una lectura anormal luego del examen PTG significa que el paciente tiene un deterioro de tolerancia a la glucosa (ITG)

Tratamientos eficaces para controlar la diabetes

Todos los tipos de diabetes son tratables. La de tipo 1 es crónica y dura toda la vida y no existe una cura conocida. El tipo 2 generalmente dura toda la vida, sin embargo hay personas que han podido deshacerse de sus síntomas sin la necesidad de medicación a través de una combinación de dietas saludables, control de peso y ejercicio.
Investigadores de la Mayo Clinic Arizona Scottsdale demostraron que una cirugía de bypass gástrico puede revertir la diabetes tipo 2 en una alta proporción en los pacientes. Afirmaron que la enfermedad reaparece en aproximadamente en 21% de los casos.

La doctora Yessica Ramos dice: “la tasa de reincidencia es influenciada principalmente por un largo historial de diabetes tipo 2 antes de haberse hecho la cirugía. Esto sugiere que la intervención temprana en la población obesa y diabética mejore la remisión de la diabetes tipo 2”. (artículo)
Los pacientes del tipo 1 se tratan con inyecciones regulares de insulina, así como una dieta especial y ejercicio. Los pacientes del tipo 2 generalmente se tratan con pastillas, ejercicio una dieta especial, pero a veces también son necesarias las inyecciones de insulina.
Si la diabetes nos es controlada adecuadamente el paciente tiene un riesgo significativo de desarrollar otras complicaciones.

Complicaciones relacionadas a la diabetes mal controlada

    Esta es una lista de las posibles complicaciones que una persona podría tener debido a un mal control:

  • Complicaciones en el ojo: cataratas, glaucoma, retinopatía diabética y otros.
  • Complicaciones: neuropatía, úlceras y en ocasiones gangrena la cual podría requerir la amputación del pie.
  • Complicaciones en la piel: las personas con este trastorno son más susceptibles a que la piel se les infecte.
  • Problemas al corazón: Cardiopatía Isquémica, cuando se disminuye el suministro de sangre a corazón.
  • Hipertensión: Muy común en las personas con este trastorno, los cuales pueden aumentar el riesgo de padecer una enfermedad renal, problemas oculares, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.
  • Salud Mental: La diabetes no controlada aumenta el riesgo de padecer ansiedad, depresión y otros tipos de trastornos mentales.
  • Pérdida de audición: los diabéticos están más propensos a tener problemas auditivos.
  • Salud Bucal: se podrían desarrollar enfermedades en las encías.
  • Gatroparesis: los músculos del estómago dejan de funcionar correctamente.
  • Cetoacidosis: es una mezcla de cetosis y acidosis. La sangre acumula cetónicos y acidez.
  • Neuropatía: la neuropatía diabética es un daño a los nervios que puede conducir a varios problemas diferentes.
  • Síndrome diabético hiperosmolar hiperglucémico: los niveles de glucosa se disparan y no hay cetonas presentes en la sangre ni en la orina. Es una afección de emergencia.
  • Nefropatía: la presión arterial no controlada puede conducir a enfermedades renales.
    Enfermedad arterial periférica (EAP): los síntomas incluyen dolores en la pierna, hormigueos y en ocasiones problemas para caminar.
  • Accidentes cerebrovasculares: de no controlar los niveles de colesterol y glucosa, se aumenta el riesgo de tener un accidente cerebrovascular.
  • Disfunción eréctil: impotencia masculina
  • Infecciones: las personas con este trastorno mal controlado son más propensas a las infecciones.
  • Cicatrización de heridas: cortes y lesiones tardan mucho más tiempo en sanar.