Estudio muestra que las mujeres sienten menos dolor cuando sostienen la mano de un ser querido

141
Download PDF

Un pequeño equipo de investigadores de la Universidad de Colorado, la Universidad de Haifa y la Universidad Paris Diderot descubrió que las mujeres sienten menos dolor cuando toman la mano de una persona que aman. En su artículo publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, el grupo describe los experimentos que realizaron en los que las mujeres estuvieron expuestas a cierto grado de dolor y luego se les pidió que informaran qué tan doloroso se sentía en diferentes condiciones.

En los tiempos modernos, se ha vuelto común en algunos países que los maridos (u otros seres queridos) sean invitados a la sala de partos para ofrecer comodidad cuando una mujer experimenta el dolor del parto. Pero, ¿ese tipo de afecto realmente ofrece algún beneficio a la mujer en su dolor? Para probar esa posibilidad, los investigadores solicitaron la asistencia de 20 parejas dispuestas a someterse a varios experimentos.

Los experimentos

Los experimentos consistieron en hacer que las mujeres sujetaran un tubo a través del cual se pudiera bombear agua caliente para inducir dolor. Luego, las mujeres y sus seres queridos fueron colocados en diferentes tipos de situaciones. En algunos, el hombre tomó la mano de la mujer mientras se aplicaba el agua caliente; en otros, el hombre se sentó cerca pero no ofreció una mano. En otros, el hombre se sentó en una habitación cercana. En todos los casos, se pidió a ambos voluntarios que calificaran el grado de dolor que experimentaba la mujer.

Al observar los resultados de sus experimentos, los investigadores descubrieron que, en promedio, las mujeres reportaron experimentar menos de la mitad de dolor cuando sostenían la mano de sus seres queridos. Y fue en ambos sentidos: los hombres del grupo fueron más precisos al igualar el nivel de dolor reportado por las mujeres cuando le estaban tomando la mano durante su dolorosa experiencia. El equipo también encontró que las parejas cuya impresión EEG (electroencefalograma) fue más similar, coincidieron con los informes más bajos de dolor por parte de las mujeres.

Los investigadores sugieren que sostener la mano puede ofrecer dos tipos de beneficios a una persona con dolor. La primera es que tocarse mutuamente libera sustancias químicas en el cerebro que hacen que el dolor sea más fácil de soportar. La segunda es que parecía haber algún tipo de sincronización que sucedía en el cerebro de las parejas lo que ofrecía un efecto analgésico, algunos de los cuales, según ellos, podrían tener un componente de empatía.