Artritis: ¿Qué es? sus causas, síntomas, consecuencias y tratamientos

6167
Download PDF

artritis

Aunque la palabra “artritis” significa inflamación articular, el término se utiliza para describir alrededor de 200 enfermedades reumáticas y condiciones que afectan a las articulaciones y a los tejidos que las rodean.

La forma más común de artritis es la osteoartritis. Otras condiciones reumáticas comunes incluyen fibromialgia, gota y artritis reumatoide.

Datos rápidos sobre la artritis
  • La “Artritis” define alrededor de 200 enfermedades reumáticas y condiciones que afectan a las articulaciones.
  • Las enfermedades reumáticas incluyen varios tipos de inflamaciones, así como osteoporosis y enfermedades del tejido conectivo sistémico.
  • Los tipos de artritis tales como lupus y artritis reumatoide afectan múltiples órganos y causan una larga lista de síntomas. Según el centro estadounidense para Control y Prevención de enfermedades (CDC), unas 52,5 millones de personas adultas han sido diagnosticadas por su médico con alguna forma de inflamación articular.
  • Esta enfermedad puede deteriorar la capacidad de una persona para realizar tareas “cotidianas”.
  • La actividad física tiene un efecto positivo para tratar esta enfermedad y puede ayudar a aliviar el dolor, las funciones y la salud mental.
  • La condición de comórbidos(enfermedades secundarias o terciarias) más comunes relacionadas con la artritis son las enfermedades al corazón.
  • Algunos factores que influyen en el desarrollo de este mal son las lesiones, el metabolismo anormal, infecciones y el sistema inmune.
  • Los tratamientos para la enfermedad tienen como objetivo controlar el dolor, reducir al mínimo el daño a las articulaciones y mejorar o mantener la calidad de vida.
  • La artritis se trata con una combinación de medicamentos, terapias físicas y un correcta asesoría y apoyo al paciente.

¿Qué es la artritis?

El término “artritis” se utiliza para describir numerosas enfermedades reumáticas y condiciones que afectan a las articulaciones.
Las afecciones reumáticas por lo general se caracterizan por el dolor, rigidez e hinchazón alrededor de una o más articulaciones. Los síntomas pueden aparecer gradualmente o repentinamente. Ciertas afecciones reumáticas también pueden involucrar al sistema inmunológico y varios órganos internos del cuerpo.

Algunas formas de artritis tales como la artritis reumatoide y lupus, pueden afectar a múltiples órganos y causar síntomas generalizados.

Esta enfermedad es más común entre los adultos de 65 años o más, pero también pueden verse afectadas personas de todas las edades (incluidos los niños).

¿Qué causa la artritis?

Existe una causa común entre todos los tipos de artritis; la causa o los factores que la provocan en cualquier caso varían según el tipo o forma.

Posibles causas de la artritis

Lesiones: algunas lesiones pueden conllevar a daños degenerativos
Metabolismo anormal: puede producir gota y pseudogota
Genética: los genes heredados pueden producir osteoartritis
Infecciones: La enfermedad de Lyme puede producirla

La mayoría de los tipos de esta enfermedad es causada por una combinación de muchos factores que trabajan juntos, aunque algunos factores no tienen una causa obvia y en ocasiones parecen ser impredecibles cuando aparecen.

Algunas personas pueden ser más susceptibles a ciertas condiciones artríticas debido a sus genes. Además, algunos factores adicionales tales como una lesión, infecciones, tabaquismo y ocupaciones que exigen demasiado físicamente, pueden interactuar con los genes de una persona para aumentar aún más el riesgo de contraer la enfermedad.

Una buena dieta y una nutrición adecuada pueden desempeñar un papel fundamental en el manejo de este mal, aunque algunos alimentos específicos, o padecer de alguna sensibilidad o intolerancia a ciertos alimentos, no es causa conocida de provocar inflamaciones en las articulaciones. Existen alimentos que podrían aumentar la inflamación, particularmente los de origen animal y las dietas altas en azúcar refinada, podrían profundizar este trastorno. De la misma forma, consumir alimentos que provoquen una respuesta del sistema inmunitario, pueden aumentar los síntomas de las inflamaciones.

La gota es un tipo de artritis que está estrechamente vinculada a la dieta, ya que es causada por tener altos niveles de ácido úrico, lo que podría ser el resultado de una dieta alta en purinas (carnes). Como tal, las dietas que contienen alimentos altos en purinas, tales como los mariscos, vino tinto y carnes pueden desencadenar un ataque de gota. Existen verduras y otros tipos de alimentos vegetales como las lentejas que contienen altos niveles de purinas y no parecen agravar los síntomas de la gota.

Síntomas de la artritis reumatoide

Fatiga

Es posible que se sienta inusualmente cansado mucho antes de que se manifiesten otros síntomas. La fatiga puede venir antes de la aparición de otros síntomas por semanas o meses.

Puede ir y venir de semana a semana o de día a día. La fatiga a veces se acompaña de un sentimiento general de mala salud o incluso de depresión.

Rigidez matutina

La rigidez matutina es a menudo un signo temprano de artritis. La rigidez que dura unos minutos suele ser un síntoma de una forma de artritis que puede empeorar con el tiempo sin el tratamiento adecuado.

La rigidez que dura varias horas es generalmente un síntoma de artritis inflamatoria y es típica de la AR. También puede sentir rigidez después de un período de inactividad prolongada, como dormir la siesta o sentarse.

Rigidez articular

La rigidez en una o más de las articulaciones más pequeñas es un signo temprano de AR. Esto puede ocurrir en cualquier momento del día, ya sea que esté activo o no.

Normalmente, la rigidez comienza en las articulaciones de las manos. Por lo general, aparece lentamente, aunque puede aparecer repentinamente y afectar varias articulaciones en el transcurso de uno o dos días.

Dolor en las articulaciones

La rigidez articular suele ir seguida de dolor en la articulación o dolor durante el movimiento o en reposo. Esto también afecta a ambos lados del cuerpo por igual.

A principios de la AR, los sitios más comunes para el dolor son los dedos y las muñecas. También puede experimentar dolor en las rodillas, los pies, los tobillos o los hombros.

Inflamación articular menor

La inflamación leve de las articulaciones es típica desde el principio, lo que hace que las articulaciones parezcan más grandes de lo normal. Esta hinchazón suele asociarse con el calor de las articulaciones.

Los brotes pueden durar desde unos pocos días hasta unas pocas semanas, y se puede esperar que este patrón aumente con el tiempo. Los brotes subsiguientes se pueden sentir en las mismas articulaciones o en otras articulaciones.

Fiebre

Cuando se acompaña de otros síntomas como dolor e inflamación de las articulaciones, una fiebre de bajo grado puede ser una señal de advertencia temprana de que tiene AR.

Sin embargo, es más probable que una fiebre superior a 100 ° F (38 ° C) sea un signo de alguna otra forma de enfermedad o infección.

Entumecimiento y hormigueo

La inflamación de los tendones puede crear presión sobre los nervios. Esto puede causar entumecimiento, hormigueo o sensación de ardor en las manos, lo que se conoce como síndrome del túnel carpiano.

Las articulaciones de sus manos o pies pueden incluso producir un chirrido o un ruido crepitante a medida que el cartílago dañado se muele contra las articulaciones cuando se mueve.

Disminución de la amplitud de movimiento

La inflamación en sus articulaciones puede causar que los tendones y ligamentos se vuelvan inestables o deformes. A medida que avanza la enfermedad, es posible que no pueda doblar o enderezar algunas articulaciones.

Aunque su rango de movimiento también puede verse afectado por el dolor, es importante participar en un ejercicio regular y suave.

Otros síntomas tempranos de la artritis reumatoide

Durante las primeras etapas de la AR, puede sentir una variedad de síntomas, que incluyen:

  • Debilidad general o sensación de malestar
  • Boca seca
  • Ojos secos, con picazón o inflamados
  • Secreción ocular
  • Dificultad para dormir
  • Dolor en el pecho al respirar (pleuritis)
  • Golpes duros de tejido debajo de la piel en sus brazos
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso

Consulte a su médico para obtener un diagnóstico adecuado si experimenta algunos de los primeros síntomas de la AR.

Prevalencia de la artritis

Hay 52,5 millones de personas adultas en los Estados Unidos, de los cuales un 22,7% padece alguna forma de inflamación en sus articulaciones, ya sea artritis reumatoide, gota, lupus o fibromialgia.

Además se estima que unos 294.000 niños y niñas menores de 18 años tienen alguna forma de artritis o condición reumática; Esto representa aproximadamente 1 de cada 250 niños en los Estados Unidos.

Impacto de la artritis

La artritis tiene un impacto significativo en los individuos, por ejemplo:

En los Estados Unidos casi un 43,2% (22,7 millones) de los adultos con este mal presenta dificultades en sus actividades diarias.
Casi 8 millones de adultos que padecen alguna limitación de sus actividades debido a esto, también presentan limitaciones importantes en las rodillas a la hora de doblarse o arrodillarse, y más 6 millones de adultos no pueden caminar más de 400 metros.
El deterioro en la capacidad de las personas con artritis para realizar tareas cotidianas esenciales puede interferir con su trabajo, su sentido de propósito con la comunidad, o el cuidado que pueden proveer para su familia. En definitiva es un deterioro de la vida en general.

Salud emocional

La artritis está fuertemente ligada a los estados de depresión mayor, con un riesgo atribuible de un 18,1%, según la CDC. Esto se genera probablemente por las limitaciones que provoca en las funciones y en la manera de disfrutar la vida de las personas. Aproximadamente 6.6% de los adultos en Estados Unidos que padece de la enfermedad tiene desordenes psicológicos severos.

Índice de masa corporal

Según los CDC, la prevalencia de este tipo de inflamaciones aumenta con el índice de masa corporal (IMC): casi el 16% de los adultos que está bajo el peso normal padece la condición; un 23% de adultos con sobrepeso también la tiene y así como el el 31% de los adultos obesos.

La artritis puede poner limitaciones en las actividades cotidianas. Tener un IMC más alto de lo normal generalmente se asocia a un aumento de las limitaciones en las actividades y el desempeño diario, aquí algunos datos:

  • 38.2% de las personas que están bajo normal peso
  • 37.2% de las personas con sobrepeso
  • 44.8% de las personas que son obesas.

Artritis y ejercicio

El ejercicio y actividad física han demostrado ser beneficiosas para las personas con esta enfermedad ayudando a disminuir el dolor, las funciones y la salud mental. Sin embargo, alrededor de un 24% de los adultos que padecen de artritis son sedentarios físicamente inactivos en comparación con el 18,6% de los adultos que no padece de la enfermedad.

Las personas con bajos niveles de ejercicio, además de tener menos posibilidades de mejorar, se colocan en una situación de riesgo con otras enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad y limitaciones funcionales.

Factores de riesgo para la artritis

Ciertos factores han demostrado estar asociados con un mayor riesgo de adquirir artritis. Algunos de estos factores de riesgo son modificables y otros no.

Factores de riesgo no modificables en la artritis

Edad: el riesgo de desarrollar diferentes tipos de artritis aumenta con la edad
Sexo: la condición es más frecuente en las mujeres; el 60% de las personas con artritis son mujeres. La gota es más común en los hombres que en las mujeres
Genética: algunos genes específicos están asociados con un mayor riesgo de ciertos tipos de artritis, como la artritis reumatoide (AR), lupus eritematoso sistémico (LES) y espondilitis anquilosante.

Factores de riesgo modificables de la artritis

Sobrepeso y obesidad: el exceso de peso puede contribuir a la aparición y progresión de la osteoartritis en las rodillas
Conjunto de lesiones: daños o accidentes pueden contribuir al desarrollo de osteoartritis en la articulación dañada.
Infecciones: muchos agentes microbianos pueden infectar las articulaciones desencadenando el desarrollo de diversos tipos de artritis
Ocupación: ciertas ocupaciones u oficios que impliquen el uso reiterado de la flexión en la rodilla y en cuclillas, están asociadas con la osteoartritis de la rodilla.
Comorbilidades
El CDC informa que el 47% de adultos estadounidenses con artritis también tiene al menos una condición comórbida (la presencia de más de una enfermedad o condición en la misma persona al mismo tiempo). Lo que indica que la artritis por lo general, no viene sola.

Estas son las comorbilidades más comunes entre las personas que padecen de artritis en los Estados Unidos:

  • Enfermedades del corazón – 24% (11,2 millones)
  • Enfermedades respiratorias crónicas – 19% (9 millones)
  • Diabetes – 16% (7,3 millones)
  • Accidentes cerebrovasculares- 6.8% (3,2 millones).

Estos son los factores de riesgo en enfermedades crónicas en los adultos con artritis:

  • Hipertensión arterial – 5%
  • Inactividad física – 47%
  • Colesterol alto – 47%
  • Obesidad – 36%
  • Fumar – 19%.

Más de la mitad (53%) de adultos estadounidenses que ha adquirido esta condición tiene hipertensión arterial. La hipertensión arterial se asocia con enfermedades del corazón, siendo la comorbilidad más común entre los adultos con estas inflamaciones.

Aproximadamente 1 de cada 5 (19%) de los adultos estadounidenses que padecen de la enfermedad son fumadores. Fumar está asociado con enfermedades respiratorias crónicas y esta es la segunda comorbilidad más común entre los adultos.

Fumar también afecta la síntesis del colágeno, una proteína clave que compone el tejido conectivo y los andamios del hueso, también provoca un aumento de daño oxidativo y la disminución de la circulación en el suministro de nutrientes a los tejidos de las articulaciones y huesos. Por lo tanto, fumar es perjudicial para la salud de las articulaciones y contribuye a la progresión y el desarrollo de este mal.

Referencias:

HealthlineArthritis.org