Los diuréticos y su relación con la hipertensión arterial

7063
Download PDF

¿Cómo funcionan los diuréticos?

Uno de los tipos más comunes de medicamentos para la presión arterial son los llamados diuréticos. Estos medicamentos bajan la presión arterial al ayudar a su cuerpo a deshacerse del exceso de agua y sal a través de sus riñones, permitiendo que su corazón bombee mejor.

Los diuréticos son conocidos comúnmente como “píldoras de agua” y tratan varias condiciones, incluyendo la presión arterial alta, insuficiencia cardíaca y problemas renales.

Los diuréticos tiazídicos, como la hidroclorotiazida, se utilizan para tratar la presión arterial, pero hay diuréticos más fuertes que se utilizan para eliminar el exceso de líquido o edema en pacientes con insuficiencia cardíaca. El Lasix y el Bumex son dos diuréticos de bucle común que se utilizan para tratar a las personas con insuficiencia cardíaca congestiva. Trabajan bloqueando la reabsorción de fluido que pasa a través de sus riñones eliminando el exceso de líquido en la orina. Los diuréticos ahorradores de potasio como el Aldactone se usan a menudo al mismo tiempo que otros diuréticos, para mantener el equilibrio de potasio en su cuerpo. No disminuyen significativamente la presión arterial cuando se usan solos.

¿Qué efectos causan?

Los diuréticos pueden causar micción frecuente. Este efecto suele durar varias horas. Otros efectos secundarios incluyen el desequilibrio electrolítico. Usted puede perder electrolitos en su orina cuando está tomando un diurético, por lo que su médico supervisará su química sanguínea mientras esté tomando estos medicamentos.

Algunas personas experimentan debilidad o fatiga cuando comienzan a usar un diurético, pero esto generalmente se resuelve después de unas semanas, ya que la persona se acostumbra a la droga. Los calambres musculares también se producen, sobre todo cuando un diurético resulta en la pérdida de potasio. A veces, puede que tenga que agregar un suplemento diario de potasio si está tomando un diurético.

Es importante consultar con su médico antes de tomar cualquier tipo de suplemento mineral.

El mareo o la visión borrosa pueden ocurrir con el uso de diuréticos. Esto puede ser el resultado de la deshidratación. Cuando usted toma un diurético, debe observar la disminución de la salida de orina, la sed excesiva o sequedad en la boca, u orina de color oscuro. Llame a su médico si ocurre esto. Por último, si experimenta una rápida pérdida de peso, fiebre, tos, zumbidos en los oídos, sangrado o moretones inusuales, comuníquese con su médico de inmediato.

Consideraciones importantes

Si usted tiene una alergia a los medicamentos sulfas, usted debe ser consciente de que muchos diuréticos tienen sulfamida en ellos. Dígale a su médico si usted tiene una alergia a cualquier medicamento.

Si su médico le receta un diurético para controlar su presión arterial, es importante que informe al médico acerca de cualquier medicamento o suplemento que esté tomando. Esto incluye los remedios herbarios y sobre las medicinas contrarias. Siempre debe informar a su médico acerca de cualquier condición médica. Sólo tome el diurético según las instrucciones. Puede ser útil tomar un diurético en la mañana, ya que no se levantará por la noche al baño.

Si usted está tomando un diurético, su médico debe controlar su presión arterial y la función renal regularmente, así que asegúrese de mantener todas sus citas según lo programado.

Recuerde que los diuréticos pueden causar niveles anormales de potasio o sodio. Su médico puede indicarle que evite los alimentos ricos en potasio, si está tomando un diurético que ahorra potasio. Estos alimentos incluyen algunos sustitutos de la sal. Las mujeres embarazadas y las mujeres que están amamantando no deben usar diuréticos.