Remedios caseros para la alergia al sol

3628
Download PDF

El sol causa muchos efectos desastrozos para la piel además de una piel oscura y bronceada.

Las mejillas rojas que muchas personas obtienen cuando se exponen al sol no son otra cosa que una alergia al sol. La alergia al sol es el término más amplio ya que son varios tipos y pueden variar de leves a crónicos. Éstos comienzan como erupciones menores y conducen a los problemas principales de la piel. Existen algunos remedios caseros para tratar la alergia del sol y reducir los problemas de la piel.

Remedios caseros fáciles para la alergia al sol

Yogur y Leche de Coco: Mezclar yogur y leche de coco y tomarlo inmediatamente. Esto ayuda a mejorar la condición de la piel.

Leche: Esto alivia las erupciones y la sensación de picazón. Aplique leche en la cara cada vez que haya estado (a) bajo el sol. Esto debe hacerse 3 veces y después debe lavarse con agua fría.

Pepino: Prepare pasta de pepino y aplique sobre las erupciones. Esto alivia la sensación de ardor y también impide que las erupciones se extiendan.

Baño de avena: Moler harina de avena y usarla mientras se baña también ayuda. Este es uno de los remedios más útiles para el tratamiento de las alergias al sol.

Patata cruda: Ralle una papa cruda y aplíquela a la piel. Esto alivia la sensación de ardor y proporciona alivio y una sensación de enfriamiento.

Bicarbonato de sodio: Antes de bañarse, agregue una taza de bicarbonato de sodio a un cubo de agua de baño. Este es un remedio eficaz para la alergia al sol.

Aloe Vera: Aplique gel de aloe vera sobre la piel afectada. Este es el remedio más utilizado para la alergia al sol ya que alivia la sensación de ardor y regenera la piel.

Aceite de lavanda: El aceite de lavanda puro reduce la picazón y se puede agregar al gel de Aloe Vera.

Loción protectora solar: Siempre use crema protectora solar con SPF 30 antes de salir al sol. Esta es la manera más eficiente de prevenir la alergia al sol.

Dieta para la alergia al sol

Las personas con alergia al sol deben consumir alimentos ricos en vitamina C y betacaroteno. El betacaroteno reduce y previene el efecto dañino de los rayos del sol y la vitamina C cura los daños más rápidamente. Beba 10 a 12 vasos de agua al día.