Síndrome de Wolfram: ¿Qué es? síntomas, causas, tratamientos y más

43
Download PDF

¿Qué es el síndrome de Wolfram?

El síndrome de Wolfram es una afección genética extraña y grave que afecta a varios sistemas orgánicos diferentes. Entre sus principales complicaciones se encuentran la diabetes mellitus, la diabetes insípida y los síntomas de visión y audición. Es una enfermedad progresiva y neurológica que generalmente comienza en la infancia y se estima que afecta aproximadamente a una persona de cada 100,000.

Fue descrito por primera vez en la década de 1930 por el Dr. Don Wolfram. Aunque la causa subyacente del síndrome de Wolfram actualmente no se puede tratar, se puede hacer mucho para controlar los síntomas de la enfermedad.

Síntomas del síndrome de Wolfram

El síndrome de Wolfram también se conoce a veces por un acrónimo, “DIDMOAD”, que se compone de algunas de las características principales de la afección. Estas son:

  • Diabetes Insípida
  • Diabetes Mellitus
  • Atrofia óptica
  • Sordera

El término “diabetes” originalmente significaba “pasar”. Llegó a usarse como un término para una condición que causaba una creación excesiva de orina. Cuando la mayoría de las personas hablan sobre la diabetes, se refieren a una forma de la enfermedad llamada “diabetes mellitus”. Otra condición médica, “diabetes insípida”, es mucho menos común y también puede causar la creación de exceso de orina. La diabetes mellitus y la diabetes insípida no tienen la misma causa, y la mayoría de las personas con diabetes mellitus no tienen diabetes insípida. Sin embargo, el síndrome de Wolfram es inusual en el sentido de que el problema genético que causa la enfermedad a menudo causa tanto diabetes mellitus como diabetes insípida.

La diabetes mellitus suele ser el primer problema que ocurre en el síndrome de Wolfram. A diferencia de la diabetes mellitus tipo 1 o tipo 2, se cree que la diabetes del síndrome de Wolfram proviene de una causa estrictamente genética. Además de la micción excesiva y la sed excesiva, puede causar otros síntomas si no se trata, como:

  • Apetito incrementado
  • Visión borrosa
  • Pérdida de peso
  • Coma

La diabetes insípida es una afección médica que causa sed y micción excesivas. En la diabetes insípida causada por el síndrome de Wolfram, parte del cerebro no puede liberar cantidades normales de una hormona llamada vasopresina (también llamada hormona antidiurética). Esta hormona es muy importante para regular la cantidad de agua en el cuerpo y controlar la concentración de varias sustancias en la sangre. Cuando no está presente, los riñones producen más orina de lo normal. Esto puede provocar deshidratación y otros problemas graves si no se tratan.

La atrofia (degeneración) del nervio óptico es otra preocupación importante. Este nervio envía señales al cerebro desde el ojo. Su degeneración conduce a una disminución de la nitidez visual con pérdida de la visión del color y la visión periférica. Estos síntomas generalmente comienzan en la infancia. También pueden ocurrir otros problemas oculares, como las cataratas. La mayoría de los pacientes eventualmente quedan ciegos.

La pérdida de audición es uno de los síntomas más comunes asociados con el síndrome de Wolfram. La pérdida de audición generalmente comienza en la adolescencia, primero afectando a las frecuencias más altas y luego empeorando lentamente con el tiempo. Esto puede conducir a la sordera total.

No todos estos síntomas afectan a todas las personas con el síndrome de Wolfram, aunque todas son posibilidades.

Por ejemplo, solo alrededor del 70% de las personas con el síndrome desarrollan diabetes insípida.

Otros síntomas

Además de los síntomas “DIDMOAD”, el síndrome de Wolfram puede causar otros problemas también. Algunos de estos pueden incluir:

  • Problemas del tracto urinario (como incontinencia e infecciones repetidas del tracto urinario)
  • Olor y sabor deteriorados
  • Problemas con el equilibrio y la coordinación
  • Problemas para regular la temperatura
  • Problemas para tragar
  • Dolor nervioso por neuropatía periférica
  • Convulsiones
  • Depresión severa u otros problemas psiquiátricos
  • Fatiga
  • Estreñimiento y diarrea
  • Crecimiento deteriorado
  • Problemas reproductivos (como períodos omitidos e infertilidad)

El daño progresivo a una parte del cerebro que regula la respiración también puede, eventualmente, causar que una persona deje de respirar. Esto generalmente resulta en la muerte antes de la edad adulta media.

Causas del síndrome de Wolfram

Todavía hay mucho que los investigadores están aprendiendo sobre la genética del síndrome de Wolfram. En la mayoría de los casos, el síndrome de Wolfram parece ser un trastorno autosómico recesivo. Eso significa que una persona afectada debe recibir un gen afectado tanto de su madre como de su padre para tener el síndrome de Wolfram.

Muchos casos del síndrome son causados ​​por una mutación en un gen llamado WFS1. Este gen se hereda de los padres, como parte del ADN. Esta mutación causa un problema al hacer una proteína llamada wolframina. La proteína se encuentra en una parte de las células llamada retículo endoplásmico, que desempeña una variedad de funciones. Estos incluyen la síntesis de proteínas, el almacenamiento de calcio y la señalización celular.

Los problemas resultantes con el retículo endoplásmico parecen afectar varios tipos diferentes de células en el cuerpo. Algunos tipos de células son más propensas a daños que otras. Por ejemplo, la wolframina alterada parece causar la muerte de un cierto tipo de célula en el páncreas que normalmente produce la hormona insulina (llamadas células beta). Esto finalmente conduce a los síntomas de la diabetes mellitus, ya que las células beta no pueden producir la insulina necesaria para llevar la glucosa fuera de la sangre y hacia las células. La muerte y el mal funcionamiento de las células en el cerebro y el sistema nervioso conducen a muchos de los graves problemas del síndrome de Wolfram.

También hay otro tipo de síndrome de Wolfram que parece ser causado por otro gen llamado CISD2. Se sabe menos acerca de este gen, pero puede desempeñar un papel en algunas vías similares al gen WFS1.

Probabilidad de enfermedad

Las personas que tienen solo una copia mala del gen, llamadas portadoras, generalmente no tienen síntomas. Un hermano completo de alguien con la enfermedad de Wolfram tiene un 25% de probabilidades de tener la enfermedad. Una pareja que tuvo un hijo con la enfermedad tiene un 25% de posibilidades de que su próximo hijo también tenga el síndrome de Wolfram.

Si alguien en su familia tiene el síndrome de Wolfram, puede ser útil reunirse con un asesor genético. Tal persona puede hacerle saber qué esperar en su situación particular. Si el síndrome de Wolfram es una posibilidad, es una buena idea hacerse la prueba. De esta forma, una persona que aún no ha tenido síntomas puede recibir un control médico. Las pruebas prenatales también pueden ser útiles para algunas familias.

Tipos

Las personas con mutaciones en el gen WFS1 a veces se describen como que tienen el síndrome de Wolfram 1. Las personas con la mutación CISD2 (menos común) a veces se describen con una versión ligeramente diferente del síndrome llamado síndrome de Wolfram 2. Las personas con síndrome de Wolfram 2 tienden a tener la misma atrofia del nervio óptico, diabetes mellitus, sordera y vida reducida como personas con síndrome de Wolfram 1, pero generalmente no tienen diabetes insípida.

También hay personas que tienen una mutación en el gen WFS1 pero que no obtienen la mayoría de los síntomas característicos del síndrome de Wolfram. Por ejemplo, una persona puede tener pérdida de audición, pero ninguna de las otras características de la enfermedad. Esto podría deberse a un tipo diferente de mutación en el gen WFS1. Se podría decir que esta persona tiene un trastorno relacionado con WFS1 pero no el síndrome de Wolfram clásico.

Diagnóstico

La historia clínica y el examen clínico de un paciente proporcionan un importante punto de partida para el diagnóstico. Los análisis de sangre (como las pruebas de diabetes mellitus) también pueden proporcionar pistas sobre los sistemas de órganos involucrados. Las pruebas de imagen (como la resonancia magnética) pueden dar una idea del nivel de daño al cerebro y a otros sistemas.

Las personas pueden ser diagnosticadas con un componente del síndrome de Wolfram (como la diabetes mellitus) antes de que se realice un diagnóstico general. Dado que una condición como la diabetes mellitus generalmente no surge de una condición genética como el síndrome de Wolfram, es fácil perderse el diagnóstico inicialmente. Muchas personas son diagnosticadas erróneamente con diabetes tipo I antes de ser diagnosticadas con el síndrome de Wolfram.

Sin embargo, es importante que los médicos estén pensando sobre la posibilidad de la enfermedad. Por ejemplo, un niño que desarrolla atrofia del nervio óptico después de haber sido diagnosticado con diabetes mellitus debe ser examinado para detectar el síndrome de Wolfram. Las personas que se sabe tienen síndrome de Wolfram en sus familias, también deben someterse a exámenes de detección de la enfermedad. Es importante obtener un diagnóstico lo antes posible para ayudar a brindar atención de apoyo.

Para confirmar un diagnóstico de síndrome de Wolfram, un especialista familiarizado con la enfermedad debe realizar pruebas genéticas.

Tratamiento

Desafortunadamente, el síndrome de Wolfram es una enfermedad progresiva, y actualmente no existen tratamientos que puedan detener ese proceso. Sin embargo, hay una serie de tratamientos que pueden ayudar a reducir los síntomas de la afección y ayudar a las personas a llevar vidas más plenas. Por ejemplo:

  • Insulina y otros medicamentos para la diabetes, para tratar la diabetes mellitus
  • Desmopresina (oral o intranasal) para tratar la diabetes insípida
  • Antibióticos para la infección del tracto urinario
  • Audífonos o implantes cocleares para la pérdida de la audición
  • Ayudas de apoyo para pérdida visual, como lupas

El apoyo también debe incluir el monitoreo regular por parte de un equipo multidisciplinario de proveedores de servicios de salud, incluidos los especialistas en la enfermedad. Esto debe incluir apoyo psicológico, incluida la ayuda para los cuidadores. Incluso con estos apoyos, la mayoría de los pacientes con síndrome de Wolfram mueren prematuramente de sus problemas neurológicos.

Aunque actualmente no hay ningún tratamiento que trate directamente la enfermedad, esto puede cambiar en el futuro. Los investigadores están analizando la reutilización de fármacos utilizados para otras afecciones o el desarrollo de nuevos fármacos para atacar estos problemas con el retículo endoplásmico. En última instancia, la terapia genética puede desempeñar un papel en el tratamiento de la enfermedad. Puede hablar con su proveedor médico sobre los ensayos clínicos que pueden estar disponibles.

Consideraciones

Puede ser devastador saber que alguien importante en su vida ha sido diagnosticado con el síndrome de Wolfram. Sin embargo, sepa que no está solo. A pesar de que el síndrome de Wolfram es una condición rara, es más fácil que nunca relacionarse con otras familias que lidian con la enfermedad. Comprender más sobre la enfermedad puede ayudarlo a sentirse capacitado para tomar las mejores decisiones médicas posibles. Su equipo de proveedores de atención médica hará todo lo posible para brindarle la asistencia que necesita.

Referencias:

Toppings NB, McMillan JM, Au PYB, y col. Síndrome de Wolfram: informe de un caso y revisión de manifestaciones clínicas, fisiopatología genética y posibles terapias. Informes de casos en Endocrinología. 2018; Artículo ID 9412676. doi: 10.1155 / 2018/9412676.

Urano F. Síndrome de Wolfram: diagnóstico, tratamiento y tratamiento. Curr Diab Rep. 2016; 16 (1): 6. doi: 10.1007 / s11892-015-0702-6.

Rigoli L, Di Bella C. Wolfram syndrome 1 y Wolfram syndrome 2: implicaciones clínicas para pediatras. Curr Opin Pediatr. 2012; 24: 000-000. doi: 10.1097 / MOP.0b013e328354ccdf.

Rigoli L, Lombardo F, Di Bella C. Síndrome de Wolfram y gen WFS1. Clin Genet. 2011; 79 (2): 103-17. doi: 10.1111 / j.1399-0004.2010.01522.x.