Tratamientos para la tiroides: nuevas tecnologías y terapias

4391
Download PDF

El tratamiento para su condición tiroidea depende del tipo de problema de tiroides, ya sea si es hiperactivo, subactivo, agrandado o es canceroso. Aquí hay una visión general de los diferentes tratamientos para las condiciones de la tiroides.

Tratamientos para el hipertiroidismo

Cuando su tiroides es aguda o crónicamente hiperactiva (una condición conocida como hipertiroidismo) significa que usted está produciendo demasiada hormona tiroidea.

El hipertiroidismo se debe más a menudo a una condición autoinmune conocida como Enfermedad de Graves – Basedow, o en algunos casos debido a nódulos tiroideos que producen exceso de hormona tiroidea o tiroiditis.

El hipertiroidismo se trata evitando que la tiroides haga una sobreproducción de hormonas, o quirúrgicamente reduciendo la capacidad de la tiroides de producir hormonas. Específicamente, los tratamientos incluyen:

Medicamentos antitiroideos, incluyendo metimazol (Tapazol), propiltiouracilo (PTU) y carbimazol (Neo-Mercazole). Debido a que el PTU se asocia a veces con algunos efectos secundarios graves, el metimazol se considera el fármaco antitiroideo preferido en los EE.UU. (Sin embargo, se recomienda PTU para el tratamiento durante el primer trimestre del embarazo debido a un riesgo ligeramente aumentado de defectos congénitos asociados con metimazol).

El tratamiento con yodo radiactivo (RAI)

El tratamiento con yodo radiactivo (RAI), también conocido como ablación con radioyodo, implica tomar una dosis de yodo radiactivo, que luego es absorbido por la tiroides y la destruye (o limita) toda o parte de la capacidad de la glándula para producir hormona tiroidea.

Extirpación quirúrgica

La extirpación quirúrgica de todo o parte de la tiroides, es conocida como tiroidectomía.

En algunos casos, los síntomas de hipertiroidismo debilitantes como una frecuencia cardíaca rápida, palpitaciones o presión arterial elevada, también se tratan con fármacos conocidos como betabloqueantes.

Generalmente, el método utilizado para el tratamiento depende de la gravedad de su afección, si puede tolerar las drogas antitiroideas y si está embarazada o planea quedar embarazada pronto.

La geografía también es un factor, ya que es más probable que se le ofrezca RAI en los Estados Unidos versus la cirugía o drogas antitiroideas. En los Estados Unidos, la cirugía para el hipertiroidismo rara vez se hace, a menos que esté embarazada y no pueda tolerar las drogas antitiroideas. Fuera de los Estados Unidos, la terapia con fármacos antitiroideos (por lo general) será la primera opción de un médico para el tratamiento. En tanto la cirugía es más utilizada para los niños y las mujeres en edad fértil.

Algunas terapias controversiales y de vanguardia para el tratamiento incluyen la terapia de bloque / reemplazo (TRH) -una combinación de fármacos de reemplazo de hormona tiroidea y fármacos antitiroideos- y un procedimiento conocido como embolización arterial tiroidea.
La mayoría de los pacientes con tiroides que reciben tratamiento RAI o tienen cirugía eventualmente terminan hipotiroideos y son tratados con fármacos sustitutivos de la hormona tiroidea.

Algunos practicantes de integración recomiendan combatir el estrés y los enfoques de manejo con la meditación guiada, los cambios dietéticos y cambios nutricionales antitiroideos, la medicina tradicional china y otros enfoques holísticos para ayudar a la tiroides hiperactiva.

Tratamientos del bocio

El bocio se refiere a una tiroides agrandada, que puede desarrollarse tanto en el hipotiroidismo como en el hipertiroidismo.

Dependiendo del tamaño y la ubicación, si usted tiene un bocio, puede causar una sensación de plenitud en el cuello, dolor, y menos comúnmente, puede hacer que sea difícil de tragar o respirar.

Si usted tiene un pequeño bocio que no es sintomático y no está acompañado por ninguna irregularidad en sus niveles de tiroides, su médico puede decidir controlar (no tratar) su bocio.

Para un bocio pequeño y sintomático, los doctores lo tratan generalmente con medicamentos de reemplazo de la hormona de la tiroides. En algunos casos, los medicamentos pueden ralentizar o detener el crecimiento de su bocio, pero no es probable que se contraiga.

Si su bocio es grande, si también continúa creciendo a pesar de estar en la hormona tiroidea, le molesta cosméticamente, o está interfiriendo con la deglución o la respiración, su médico puede recomendar yodo radiactivo (RAI) para reducir la tiroides o una cirugía para extirpar todo o parte de su glándula tiroides.

En el caso de un bocio que se haya generado por la deficiencia de yodo, su médico probablemente recomendará el uso de yodo suplementario.

Tratamiento del Nódulo de la Tiroides

La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos. Para los nódulos pequeños y benignos que no causan síntomas, muchos profesionales prefieren monitorear a los pacientes. Un porcentaje sustancial de la población (algunos expertos sugieren que la mayoría de las personas) que tienen estos nódulos asintomáticos no requieren tratamiento adicional.

Para los nódulos benignos sintomáticos, el primer tratamiento frecuente es el fármaco sustitutivo de la hormona tiroidea, la levotiroxina, que a veces puede encoger el nódulo, evitar que los nódulos crezcan y ayudar a prevenir la formación de más nódulos. Debido a que el tratamiento es totalmente eficaz en sólo una minoría de pacientes, el tratamiento con levotiroxina se considera algo controvertido.

En algunos casos, si el nódulo se acompaña de hipertiroidismo, se utiliza yodo radiactivo (RAI) para reducir el nódulo y la glándula tiroides. Si el nódulo benigno es más grande y no responde a la medicación o RAI, a menudo se recomienda cirugía.

Otro enfoque que se utiliza para los nódulos es la inyección percutánea de etanol (PEI), donde el nódulo se contrae por una inyección.

Otra prometedora nueva tecnología no quirúrgica para los nódulos es la tecnología de haz de ultrasonidos de alta intensidad.

Si se determina que un nódulo o algunos nódulos múltiples son cancerosos, su tiroides casi siempre se elimina quirúrgicamente por completo o en parte. En el caso de que sean malignos, los protocolos de tratamiento del cáncer de tiroides se siguen sobre la base del tipo de cáncer detectado.

En el pasado, la tiroidectomía se realizaba después de que la aspiración de aguja fina (FNA) mostraba nódulos indeterminados o no concluyentes, pero el relativo nuevo proceso de Afirma FNA Thyroid Analysis reduce enormemente estos resultados indeterminados y evita la cirugía innecesaria.

Las directrices detalladas sobre el tratamiento de los nódulos se presentan en la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos – Directrices Médicas para la Práctica Clínica en el Diagnóstico y el Manejo de Nódulos de la Tiroides.

Tratamiento de la tiroiditis

La tiroiditis se refiere a una inflamación de la glándula tiroides. Mientras que la tiroiditis autoinmune (de Hashimoto) es la más común, existen otras formas de tiroiditis, incluyendo tiroiditis postparto, Tiroiditis de De Quervain (también llamada subaguda o granulomatosa) y la tiroiditis viral, entre otras.

Como se ha mencionado, en algunos casos, la Tiroiditis de Hashimoto se trata con fármacos sustitutivos de la hormona tiroidea. Para los casos de tiroiditis que son dolorosas, los médicos suelen recomendar un analgésico con propiedades anti-inflamatorias, como la aspirina, ibuprofeno (Advil / Motrin) o naproxeno (Aleve).

Si la tiroiditis es muy aguda, los médicos ocasionalmente recomiendan medicamentos esteroides para reducir la inflamación, junto con las drogas de reemplazo de la hormona tiroidea, para permitir que la tiroides descanse de su trabajo de producción de hormonas.

En el lado nutricional, hay algunas pruebas de que el suplemento con el mineral selenio puede ayudar a la tiroiditis.

Tratamiento del cáncer de tiroides

Existen cuatro tipos diferentes de cáncer de tiroides: papilar, folicular, medular y anaplásico. Los tratamientos para el cáncer de tiroides se basan en el tipo de cáncer y en algunos casos, la estadificación (cuán lejos se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo), así como si es un nuevo cáncer o un cáncer recurrente.

Los tratamientos para el cáncer de tiroides incluyen:

Cirugía para extirpar el cáncer, también conocido como tiroidectomía. Algunos pacientes reciben una lobectomía, la cual elimina sólo un lado de la tiroides. Una tiroidectomía casi total elimina casi toda la glándula. La totalidad de la tiroides se elimina en una tiroidectomía total. La disección de ganglios linfáticos también se realiza a veces durante la cirugía de la tiroides, para evaluar la propagación del cáncer de tiroides.

Tratamiento de radiación para destruir las células cancerosas. Para el cáncer de tiroides, la radiación se da más comúnmente en un líquido o píldora que contiene yodo radiactivo (RAI). La tiroides absorbe el yodo, y la forma radiactiva de yodo se recoge en el tejido tiroideo y mata las células cancerosas. En algunos casos, la radiación se suministra desde fuera del cuerpo, dirigida específicamente a la tiroides, y se conoce como radiación de haz externo.

Terapia hormonal, utilizando fármacos de reemplazo de la hormona tiroidea. Después de la cirugía de la tiroides o RAI, es probable que el paciente se convierta en hipotiroideo y que requiera de una prescripción de por vida de drogas de reemplazo de la hormona tiroidea. En algunos casos, los médicos recomiendan una dosis que mantenga el TSH bajo o indetectable, para ayudar a prevenir que el cáncer de tiroides se repita.

Terapias dirigidas. Incluyendo una variedad de nuevos medicamentos para diferentes tipos de cáncer de tiroides, incluyendo aquellos que son resistentes al tratamiento con yodo radiactivo.
La quimioterapia. Aunque no es común, pero puede ser utilizada en algunos casos, principalmente para ayudar a aliviar los síntomas.

Hipotiroidismo / Tratamiento de la enfermedad de Hashimoto

El hipotiroidismo es una condición en la que la tiroides es poco activa o es destruida químicamente, o se elimina quirúrgicamente, y por lo tanto es incapaz de producir suficientes niveles de hormona tiroidea. La hemos dejado para el final porque, en gran medida, la mayoría de los otros tratamientos de la tiroides involucran la ablación radiactiva o la extirpación quirúrgica de la tiroides y a menudo terminan convirtiéndose en hipotiroidismo.

El hipotiroidismo se trata reemplazando la hormona que falta, una hormona que es esencial para las funciones clave del cuerpo. Esto se logra tomando medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea prescritos por su médico.

Los fármacos sustitutivos de la hormona tiroidea reemplazan la hormona tiroidea que falta en su cuerpo las cuales incluyen lo siguiente:

El fármaco de reemplazo de la hormona tiroidea más comúnmente prescrito se conoce genéricamente como levotiroxina, una forma sintética de la hormona tiroidea T4 (tiroxina). Los nombres de marca comúnmente más conocidos incluyen el Synthroid, Levoxyl, Unithroid, y Tirosint.
También hay una forma sintética de la hormona T3, conocida como liothyronine, que a veces se agrega a levotiroxina para el tratamiento de combinación T4 / T3. La marca en los Estados Unidos es Cytomel.
También, hay un medicamento de reemplazo hormonal llamado tiroides desecado natural, a veces abreviado NDT o ca.

Referencias:

Bahn R, Burch H, Cooper D, et al. Hipertiroidismo y otras causas de la tirotoxicosis: directrices de manejo de la American Thyroid Association y la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos. Práctica endocrina. Vol. 17 No. 3 Mayo / Junio ​​2011.

Garber J, Cobin R, Gharib H, et al. Directrices de práctica clínica para el hipotiroidismo en adultos: copatrocinado por la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos y la Asociación Americana de la Tiroides. Práctica endocrina. Vol. 18 No. 6 Noviembre / Diciembre 2012.

Smallridge R, Ain K, Asa S, y col. American Thyroid Association Directrices para el Manejo de Pacientes con Cáncer Anaplásico de Tiroides. Tiroides. Volumen 22, Número 11, 2012 doi: 10.1089 / thy.2012.0302

Stagnaro-Green A, Abalovich M, Alexander E. et al. Directrices de la Asociación Americana de la Tiroides para el Diagnóstico y el Manejo de la Enfermedad de la Tiroides Durante el Embarazo y el Postparto. Tiroides. Volumen 21, Número 10, 2011 doi: 10.1089 / thy.2011.0087

Wells S, Asa S, Dralle H, et al. Guía revisada de la American Thyroid Association para el tratamiento del carcinoma medular de tiroides. Tiroides. Volumen 25, Número 6, 2015. doi: 10.1089 / thy.2014.0335

Very Well – Una visión general de los tratamientos de la tiroidesMary Shomon