Aceite de semilla negra: ¿Qué es? beneficios, efectos secundarios y más

6830
Download PDF

Aceite de semilla negra

El aceite de semilla negra es un aceite que se extrae de las semillas del comino negro (Nigella sativa), una planta originaria del sudoeste de Asia. También conocido como aceite de semilla de comino negro, aceite de nigella sativa o aceite de kalonji, el aceite de color ámbar se utiliza en la cocina y se dice que ofrece una gama de beneficios para la salud. Uno de los componentes clave del aceite de semilla negra es la timonoquinona, un compuesto con propiedades antioxidantes.

¿Para qué se usa el aceite de semilla negra?

El aceite de semilla negra se promociona como un remedio para afecciones como:

Además, se dice que el aceite de semilla negra estimula el sistema inmunológico, reduce la inflamación y combate las infecciones.

El aceite se usa tópicamente para afecciones de la piel y el cabello, como el acné, el cabello seco, la psoriasis, el crecimiento del cabello y la piel seca.

Lea tambiénSemillas nutritivas y sus beneficios para la salud

Las semillas ligeramente amargas se usan como saborizantes o especiados en la cocina de Oriente Medio e India y a veces se espolvorean sobre el pan plano, pan naan o panecillos.

Beneficios

Aunque la investigación sobre los efectos del aceite de semilla negra en la salud es bastante limitada, existen algunas pruebas de que puede ofrecer ciertos beneficios. Aquí hay un vistazo a varios hallazgos clave de los estudios disponibles:

Artritis Reumatoide

El aceite de semilla negra puede ayudar en el tratamiento de la artritis reumatoide, según un pequeño estudio publicado en Investigaciones inmunológicas en 2016. Para el estudio, 43 mujeres con artritis reumatoide leve a moderada tomaron cápsulas de aceite de semilla negra o un placebo todos los días por un mes.

Los resultados del estudio mostraron que el tratamiento con aceite de semilla negra condujo a una reducción en los síntomas de artritis (según la evaluación de la escala de calificación DAS-28), los niveles sanguíneos de marcadores inflamatorios y el número de articulaciones inflamadas.

Lea también: Remedios naturales para la artritis reumatoide

Rinitis alérgica

El aceite de semilla negra es prometedor en el tratamiento de alergias. En un estudio de 2011 publicado en American Journal of Otolaryngology, por ejemplo, se descubrió que el aceite de semilla negra reduce la presencia de congestión nasal y picazón, secreción nasal y estornudos después de dos semanas.

Diabetes

El aceite de semilla negra puede ser beneficioso para las personas con diabetes, según una revisión publicada en Terapias Complementarias en Medicina en 2015. Los investigadores analizaron estudios previamente publicados sobre el uso de Nigella sativa para la diabetes y concluyeron que podría mejorar los niveles de azúcar en sangre y colesterol en modelos de diabetes, pero señaló que los ensayos clínicos son necesarios para aclarar los efectos.

Lea también¿Qué frutas puedo comer si tengo diabetes?

Asma

Las investigaciones preliminares sugieren que el aceite de semilla negra puede ofrecer beneficios a las personas con asma. Por ejemplo, un estudio publicado en Phytotherapy Research en 2017 encontró que las personas con asma que tomaron cápsulas de aceite de semilla negra tuvieron una mejoría significativa en el control del asma en comparación con las que tomaron un placebo.

Lea también: ¿Cómo se usan los medicamentos para el asma?

Obesidad

Según un estudio, el aceite de semilla negra puede reducir los factores de riesgo en mujeres obesas. Para el estudio, las mujeres consumieron aceite de Nigella sativa o un placebo mientras seguían una dieta baja en calorías durante ocho semanas. Al final del estudio, el peso, la circunferencia de la cintura y los niveles de triglicéridos habían disminuido más en el grupo que tomó el aceite de Nigella sativa.

Posibles efectos secundarios

Se sabe muy poco sobre la seguridad del uso a largo plazo del aceite de semilla negra cuando se usa en cantidades superiores a las que normalmente se encuentran en los alimentos. Sin embargo, hay algunas pruebas de que la aplicación de aceite de semilla negra directamente sobre la piel puede causar una erupción cutánea alérgica (conocida como dermatitis alérgica de contacto) en algunas personas.

Según un informe, un componente del aceite de semilla negra conocido como melantina puede ser tóxico en grandes cantidades.

En un informe de caso, una mujer desarrolló ampollas de la piel llenas de líquido después de aplicar el aceite de Nigella sativa a la piel. Ella también ingirió el aceite y los autores del informe afirman que es posible que las ampollas fueran parte de una reacción sistémica (como necrólisis epidérmica tóxica).

El aceite de semilla negra puede retrasar la coagulación de la sangre y aumentar el riesgo de hemorragia. Si tiene un trastorno hemorrágico o está tomando medicamentos que afectan la coagulación de la sangre, no debe tomar aceite de semilla negra.

Existe cierta preocupación de que tomar demasiado aceite de semilla negra pueda dañar el hígado y los riñones.

Es posible que el aceite de semilla negra pueda interactuar con muchos medicamentos comunes, como los bloqueadores beta y la warfarina (Coumadin). Deje de tomar aceite de semilla negra al menos dos semanas antes de la cirugía programada.

Las mujeres embarazadas (o las mujeres que intentan quedar embarazadas) y las mujeres que amamantan no deben usar aceite de semilla negra.

Asegúrese de hablar con su médico si está considerando tomar aceite de semilla negra. No debe suspender ninguno de sus medicamentos sin hablar con su médico, o retrasar o evitar el tratamiento convencional.

Consideraciones

Si bien el uso de semillas negras en pequeñas cantidades en la cocina puede ser una manera sabrosa de incorporar las semillas en su dieta, se necesitan ensayos clínicos a gran escala antes de que el aceite pueda recomendarse como tratamiento para cualquier condición.

Si todavía está pensando en usar aceite de semilla negra para fines de salud, asegúrese de hablar primero con su proveedor de atención médica para sopesar los pros y los contras y analizar si es adecuado para usted.

Para obtener más ayuda para controlar la inflamación, considere seguir una dieta antiinflamatoria y aumentar la ingesta de alimentos que combaten la inflamación como el jengibre.

Referencias:

Koshak A, Wei L, Koshak E, y col. La suplementación con Nigella sativa mejora el control del asma y los biomarcadores: una prueba aleatorizada, doble ciego y controlada con placebo. Phytother Res. 2017 Mar; 31 (3): 403-409.

Mahdavi R, Namazi N, Alizadeh M, Farajnia S. Efectos del aceite de Nigella sativa con una dieta baja en calorías sobre los factores de riesgo cardiometabólico en mujeres obesas: un ensayo clínico aleatorizado controlado. Funct de comida 2015 jun; 6 (6): 2041-8.

Nikakhlagh S, Rahim F, Aryani FH, y col. Tratamiento a base de hierbas de la rinitis alérgica: el uso de Nigella sativa. Am J Otolaryngol. 2011 Sep-Oct; 32 (5): 402-7.

Heshmati J, Namazi N. Efectos de la semilla negra (Nigella sativa) sobre los parámetros metabólicos en la diabetes mellitus: una revisión sistemática. Complemento Ther Med. 2015 abr; 23 (2): 275-82.

Kheirouri S, Hadi V, Alizadeh M. Efecto inmunomodulador del aceite de Nigella sativa en linfocitos T en pacientes con artritis reumatoide. Immunol Invest. 2016 de mayo; 45 (4): 271-83.