El aceite de pescado rico en Omega-3 (cápsulas) ayuda a mejorar la recuperación muscular

1147
Download PDF

El uso de aceites de pescado omega-3 después del daño muscular inducido por el ejercicio tiene efectos beneficiosos en el proceso de recuperación.

El daño muscular inducido por el ejercicio (DMIE) se produce debido a movimientos de ejercicio poco frecuentes. El DMIE conduce a la inflamación localizada, disminución de los movimientos musculares y al dolor muscular durante 1 a 3 días después de la actividad del ejercicio causal. Los tratamientos como la inmersión en agua fría, masajes y recuperación activa han sido recomendados, pero los resultados no son consistentes. Sin embargo, la suplementación nutricional como los aceites de pescado Omega-3 y los antiinflamatorios no (AINE) han demostrado una gran eficacia.

Lea también: ¿Cuáles son los beneficios de los ácidos grasos Omega-3?

El aceite de pescado posee 2 componentes fundamentales: el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Se cree que el aceite de pescado reduce la producción de ácido araquidónico y prostaglandinas pro-inflamatorias, las que son causantes del dolor e hinchazón después del ejercicio. La suplementación crónica ha mostrado efectos positivos, pero hay pocos datos sobre el uso de aceites de pescado inmediatamente después del DMIE.

El objetivo de este estudio es investigar si la toma de aceites de pescado de forma aguda (inmediatamente) después del DMIE conduce a efectos positivos y si la dosis alta de EPA es más eficaz que una dosis baja de EPA.

Se trató de un estudio doble-ciego, controlado con placebo, con 27 hombres activos como participantes. Los sujetos estaban sanos y libres de lesiones, se excluyó a cualquier persona que hubiera estado involucrada en un entrenamiento pliométrico o excéntrico de miembros inferiores específicos en los 6 meses anteriores. Además, los voluntarios tuvieron que abstenerse de usar cualquier otro método de recuperación como el hielo, masajes u otros suplementos nutricionales.

Los datos se recogieron una hora después de que los participantes realizaran los movimientos pliométricos (por ejemplo, saltos de caída, saltos de caja, etc) que formaban parte del protocolo de ejercicio. A continuación, los individuos fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos; Dosis altas de EPA, dosis baja de EPA o placebo. El dolor muscular se clasificó en la escala de 0 (sin dolor) a 10 (el peor dolor).

En el rendimiento de salto, los participantes en el grupo EPA de dosis altas mostraron datos de DMIE mejorados en comparación con los grupos de dosis bajas de EPA y placebo. Aunque la diferencia no fue significativa, tiene un gran efecto y sugiere un beneficio potencial. Para la fuerza muscular isocinética, no se observó diferencia entre los 3 grupos, cada uno tenía disminuciones persistentes de la fuerza durante 96 horas. Además, no hubo cambios en el dolor muscular percibido entre los grupos.

El uso de aceites de pescado 1 hora después del DMIE, específicamente en dosis alta de EPA, tiene efectos beneficiosos en ejercicios de salto. Se necesitan más investigaciones para determinar la significación y determinar las mejores estrategias de suplementación.