El ácido graso poliinsaturado que tiene relación con la pérdida de peso

679
Download PDF

El consumo dietético de ciertos grupos de alimentos puede influir en el contenido de grasa corporal o incluso en el inicio de la obesidad. Un estudio reciente analiza el potencial de un ácido graso poliinsaturado específico (AGPI) y su papel en la pérdida de peso.

Anteriormente, los experimentos con roedores vinculaban la prevención de la obesidad con el consumo de un determinado tipo de ácido graso insaturado denominado ácido graso poliinsaturado n-3 de cadena larga (n-3 PUFA), que se encuentra particularmente en los peces. Los roedores, cuya dieta consistía en n-3 PUFAs junto con una baja proporción de sacarosa (un tipo de azúcar) y proteínas, reflejaban de mejor forma una disminución en la grasa corporal y previnieron el inicio de la obesidad. Cabe destacar que estos resultados no se observaron en los roedores que comían diferentes tipos de azúcares o carbohidratos como la glucosa o ciertos almidones.

De manera similar, en los seres humanos, la relación de carbohidratos a proteínas está fuertemente implicada en el control efectivo del peso. Sin embargo, la capacidad de los PUFA n-3 para reducir la grasa corporal y prevenir la obesidad en seres humanos aún no ha sido concluyente. En este nuevo estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, los autores investigan la posible conexión entre la disminución del contenido de grasa corporal y la inclusión en la dieta de n-3 PUFAs.

Un gran grupo de participantes (de los cuales 29.152 eran elegibles) fueron invitados a participar en una enorme recopilación de datos. Se tomó información sobre su estilo de vida, medidas de la cintura y peso. La cantidad de PUFA n-3 que los participantes comieron en su vida diaria fue determinada por un cuestionario sobre su dieta diaria y luego analizada. Fuera del grupo, un subgrupo más pequeño seleccionado aleatoriamente de 1660 personas también tuvo una muestra de su tejido graso eliminado y analizados para los niveles de contenido de n-3 PUFA. Cinco años después, se realizó una recolección de datos de seguimiento en el mismo grupo, con el mismo subgrupo sometido a una segunda recolección de muestras de tejido graso.

En última instancia, los resultados del estudio no mostraron ningún beneficio de tener n-3 PUFA en la dieta. Los participantes que tuvieron más n-3 PUFAs en su dieta no disminuyeron en grasa corporal ni la circunferencia de la cintura. A pesar de ser eficaz en roedores, la inclusión de n-3 PUFAs parece no tener relación con la pérdida de peso o la prevención de la aparición de la obesidad en los seres humanos.