¿Qué avances médicos hay para la fibrosis pulmonar idiopática?

4354
Download PDF

Avances en la investigación de la Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI)

La fibrosis pulmonar idiopática (FPI) es un tipo de enfermedad pulmonar crónica que provoca un empeoramiento progresivo de la disnea (dificultad para respirar). Las personas con FPI también pueden experimentar una tos seca y persistente, fatiga progresiva o una inexplicable pérdida de peso y a menudo, una muerte temprana.

La FPI es una enfermedad poco común, sin embargo, no se considera extraña. Se calcula que sólo en los Estados Unidos alrededor de 15.000 personas mueren a causa de la FPI cada año.

Esta enfermedad afecta más a menudo a los hombres que las mujeres, a los fumadores más a menudo que a los no fumadores, y por lo general, a las personas mayores de 50 años de edad.

La causa de la FPI no ha sido resuelta totalmente (“idiopática” significa “de causa desconocida”), y tampoco hay una cura para ello. Sin embargo, se está haciendo una enorme cantidad de investigación para entender esta condición y para desarrollar tratamientos eficaces para combatirla. El pronóstico para las personas con FPI ya ha mejorado sustancialmente en los últimos años.

En la actualidad se están desarrollando varios nuevos enfoques para el tratamiento de la FPI, y algunos ya están en ensayos clínicos. Sin embargo, es demasiado pronto para decir con certeza que un avance en el tratamiento está a la vuelta de la esquina, pero cada día se avanza un poco, lo que de seguro llena de esperanza a las persona con esta condición.

Nuestra comprensión evolutiva de la FPI

La FPI es causada por la fibrosis anormal (cicatrización) del tejido pulmonar. En la FPI, las células delicadas de los alvéolos (bolsas de aire) son reemplazadas gradualmente por células fibróticas gruesas que no pueden realizar el intercambio de gases.

Como resultado, la función principal de los gases que intercambian los pulmones, que permite que el oxígeno del aire entre en el torrente sanguíneo y que el dióxido de carbono salga del torrente sanguíneo, se interrumpe. El empeoramiento gradual de la capacidad de obtener suficiente oxígeno en el torrente sanguíneo es lo que causa la mayoría de los síntomas de la FPI.

Durante muchos años, la teoría de trabajo sobre la causa del FPI estuvo basada en la inflamación. Es decir, se pensó que algo causó la inflamación del tejido pulmonar, lo que provocaba la cicatrización excesiva. De esta forma, las primeras etapas de tratamiento de la FPI estaban dirigidas en gran medida a prevenir o ralentizar el proceso inflamatorio. Tales tratamientos han incluido esteroides, metotrexato y ciclosporina. En su mayor parte, estos tratamientos fueron mínimamente eficaces (si es que lo hicieron), y tuvieron efectos secundarios significativos.

En la explicación de la causa de la FPI, los investigadores hoy en día, han puesto su atención lejos de un proceso teórico inflamatorio desencadenante, y hacia lo que se cree que es un proceso de curación anormal del tejido pulmonar en las personas con esta condición. Es decir, el problema primario que causa la FPI podría no ser un daño excesivo en los tejidos, sino, una curación anormal del (posiblemente incluso normal) daño tisular. Con esta curación anormal, ocurre la fibrosis excesiva, conduciendo a un daño pulmonar permanente.

La curación normal del tejido pulmonar resulta ser un proceso increíblemente complejo, lo que implica la interacción de varios tipos de células y numerosos factores de crecimiento, citoquinas y otras moléculas. Se cree que la fibrosis excesiva en la FPI está relacionada con un desequilibrio entre estos diversos factores durante el proceso de curación.

De hecho, se han identificado varias citoquinas específicas y factores de crecimiento que se cree que juegan un papel importante en el estímulo de la fibrosis pulmonar excesiva.

Estas moléculas están en el ojo del huracán de una amplia investigación, y varios medicamentos se están desarrollando y probando en el intento de restaurar un proceso de curación más normal en las personas con FPI. Hasta el momento, esta investigación ha conducido a unos pocos éxitos y varios fracasos, sin embargo, los éxitos han sido muy alentadores e incluso los fracasos han hecho avances en el entendimiento sobre la FPI.

Todavía falta mucha investigación

En el 2014, la FDA aprobó dos nuevos fármacos para el tratamiento de la FPI, el nintedanib (Ofev) y la pirfenidona (Esbriet).

Estos fármacos funcionan bloqueando los receptores de tirosina quinasas, moléculas que controlan varios factores de crecimiento para la fibrosis y se ha demostrado que ambos fármacos ralentizan significativamente la progresión de la FPI.

Desafortunadamente, los individuos pueden responder mejor a uno u otro de estos dos fármacos, y en este momento no hay manera confiable para decir qué fármaco puede ser mejor y para qué persona.

Además, ahora se ha reconocido que muchas personas con FPI (hasta 90%) tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) la que puede ser tan mínima que no la notan. Sin embargo, el “microrreflujo” crónico puede ser un factor que provoca un daño menor en el tejido pulmonar, y en las personas que tienen un proceso anormal de cicatrización del pulmón, puede resultar en una fibrosis excesiva.

Además, unos pequeños ensayos aleatorios han sugerido que las personas con FPI que son tratadas para la ERGE pueden experimentar una progresión significativamente más lenta de su FPI. Mientras que los ensayos clínicos más grandes y de más largo plazo son necesarios, algunos expertos creen que el tratamiento “rutinario” para la ERGE ya es una buena idea en las personas que tienen FPI.

Posibles éxitos futuros

Prueba genética

Se sabe que muchas personas que desarrollan FPI tienen una predisposición genética a esta condición. Hoy en día se está haciendo una gran cantidad de investigación para comparar los marcadores genéticos en el tejido pulmonar normal a marcadores genéticos en el tejido pulmonar de las personas que tienen FPI. Ya se han identificado varias diferencias genéticas en los tejidos del FPI. Estos marcadores genéticos están proporcionando información a los investigadores con objetivos específicos para el desarrollo de fármacos en el tratamiento de la FPI. En pocos años, los fármacos específicamente “adaptados” para tratar la FPI probablemente lleguen a la etapa del ensayo clínico.

Medicamentos que se están probando

Mientras se espera una terapia farmacológica específica y dirigida, algunos fármacos prometedores ya están siendo probados:

  • Imatinib: el Imatinib es otro inhibidor de la tirosina quinasa, similar al nintedanib.
  • FG-3019: Este fármaco es un anticuerpo monoclonal dirigido al factor de crecimiento del tejido conectivo, y está diseñado para limitar la fibrosis.
  • Talidomida: Se ha demostrado que este fármaco reduce la fibrosis pulmonar en modelos animales y se está probando en pacientes con FPI.

¿Qué sucede con las pulmosferas?

Investigadores de la Universidad de Alabama han descrito una nueva técnica en la que ensamblan “pulmosferas” (esferas hechas de tejido de un pulmón de una persona con FPI) y exponen las pulmosferas a los fármacos anti-FPI nintedanib y pirfenidona. A partir de estas pruebas, creen que pueden determinar con antelación si es probable que el paciente responda favorablemente a uno o a ambos de estos fármacos. Si la experiencia temprana con las pulmosferas se confirma con pruebas adicionales, esto eventualmente podría estar disponible como un método estándar para una pre-prueba de varios regímenes de fármacos en personas con FPI.

Datos a considerar

La FPI es una condición pulmonar muy grave, y puede ser algo devastador obtener un diagnóstico. Sin embargo, sólo en los últimos años se ha logrado un gran progreso en el tratamiento de la FPI. Además, dos nuevos fármacos con una gran eficacia ya han sido aprobados para su tratamiento y varios nuevos agentes se están probando en ensayos clínicos, y la investigación dirigida promete dar lugar a nuevas opciones de tratamiento pronto.

Si usted o un ser querido con FPI está interesado en ser considerado para un ensayo clínico con uno de los nuevos fármacos, se puede encontrar información sobre nuevos ensayos clínicos en clinicaltrials.gov.

Referencias:

Raghu G, Rochwerg B, Zhang Y, y col. Una Guía Oficial de Práctica Clínica ATS / ERS / JRS / ALAT: Tratamiento de la Fibrosis Pulmonar Idiopática. Una actualización de la Guía de práctica clínica 2011. Am J Respir Crit Care Med 2015; 192: e3.

Surolia R, Li FJ, Wang Z, et al. Pulmospheres 3D sirven como un modelo multicelular personalizado y predictivo para la evaluación de fármacos antifibróticos. JCI Insight 2017; 2 (2): e91377.

Hershcovici T, Jha LK, Johnson T, et al. Revisión sistemática: la relación entre las enfermedades pulmonares intersticiales y la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Aliment Pharmacol Ther 2011; 34: 1295.

Xu Y, Mizuno T, Sridharan A, et al. La secuenciación de ARN de una sola célula identifica diversos roles de células eteónicas en la fibrosis pulmonar idiopática. JCI Insight. 2017; 1 (20): e 90558.

Richard N. Fogoros, MD, Avances en la Investigación de la Fibrosis Pulmonar Idiopática (IPF) – Very Well