Consumir grasa derivada de la leche puede reducir la resorción ósea

1385
Download PDF

Ciertos componentes de la grasa de la leche han sido relacionados con la reducción de la inflamación y la insulina después de las comidas, los cuales están vinculados a menos resorción ósea. La PhD, Tara S. Rogers y sus colegas investigaron los vínculos que existen entre la grasa de la leche y la salud ósea, y encontraron que el consumo de grasas de la leche puede limitar la resorción ósea después de las comidas.

La membrana de los glóbulos grasos de la leche o MFGM, que es la membrana que rodea los glóbulos de la grasa en los productos lácteos, reduce la inflamación, mejora la resistencia y el metabolismo de las grasas, y reduce la fragilidad. Investigaciones anteriores han demostrado que el consumo de MFGM como parte de una comida puede reducir los niveles de colesterol en la sangre, la inflamación y la insulina después de las comidas. Sin embargo, se desconoce el papel de MFGM en la salud ósea (incluyendo la deposición y la reabsorción), la que está relacionada de manera independiente con la inflamación y la insulina.

Rogers y sus colegas publicaron un estudio en Nutrition and Metabolism en el que cuantificaron las proteínas sanguíneas que indican el crecimiento óseo o la resorción ósea después de las comidas que contienen MFGM. El estudio incluyó a 36 adultos de entre 18 y 65 años de edad que eran obesos o con sobrepeso, y que tenían al menos dos síntomas del Síndrome Metabólico. Estos incluyen presión arterial alta, alto nivel de azúcar en la sangre, colesterol alto o circunferencia de cintura por encima de 40 pulgadas para los hombres o 35 pulgadas para las mujeres. Los investigadores excluyeron a los individuos que tuvieron otros trastornos o que experimentaron la pérdida o el aumento de peso recientemente. Cada sujeto recibió una de cada comida: aceite de palma, aceite de palma y MFGM, crema batida, crema batida y MFGM. Los componentes se incorporaron en un batido. Cada comida tuvo lugar de una a dos semanas de diferencia, y el orden en que cada individuo recibió estas comidas fue asignado al azar. Esto permite que cada individuo tenga su propio control. Los sujetos ayunaron antes de cada comida y luego durante el día de la comida, donde se extrajo sangre a 1, 3 y 6 horas después de la comida. Las muestras de sangre fueron entonces evaluadas para marcadores de crecimiento óseo, resorción ósea, inflamación y metabolismo.

La inclusión de MFGM redujo significativamente los marcadores de sangre indicando resorción ósea e inflamación. Los efectos de MFGM fueron más evidentes en el drenaje de sangre de 6 horas.

Con base en los resultados, la grasa de la leche y la salud ósea parecen estar vinculadas, y el consumo de MFGM reduce la resorción ósea a corto plazo. Los investigadores concluyen que los efectos de la MFGM sobre la rotación ósea no se deben a su efecto sobre la inflamación, sino que pueden estar vinculados al colesterol. El trabajo futuro tendrá que identificar cómo el MFGM está interactuando con otros componentes de la comida para reducir la rotación ósea.