Estudio sugiere que los fármacos existentes podrían beneficiar a los pacientes con cáncer de hueso

695
Download PDF

Científicos del Wellcome Trust Sanger y sus colaboradores del University College London Cancer Institute y el Royal National Orthopaedic Hospital NHS Trust, sugieren que un medicamento existente podría ayudar a un subgrupo de pacientes con osteosarcoma (una forma de cáncer de hueso).

En el mayor estudio de secuenciación genética del osteosarcoma hasta la fecha, los científicos descubrieron que el 10% de los pacientes con una mutación genética en determinados genes de señalización del factor de crecimiento, pueden beneficiarse de los medicamentos existentes conocidos como inhibidores de IGF1R.

Los resultados, publicados hoy (23 de junio) en Nature Communications sugieren un nuevo ensayo de los inhibidores de IGF1R para el subgrupo de pacientes con el osteosarcoma que puedan responder basado en su perfil genético.

El osteosarcoma es la forma más común de cáncer de hueso primario en niños y adultos jóvenes, generalmente afectando a personas de 10 a 24 años. Al menos en el Reino Unido, 160 nuevos pacientes son diagnosticados con osteosarcoma cada año, de los cuales alrededor de un tercio no se puede curar.

El tratamiento actual para el osteosarcoma es la quimioterapia seguida por la cirugía, donde los tumores óseos se eliminan. Sin embargo, no se ha descubierto un nuevo tratamiento para el osteosarcoma en casi 40 años, a pesar de una extensa investigación.

En el estudio, los científicos analizaron el genoma de 112 tumores infantiles y adultos (el doble del número de tumores estudiados previamente). En el 10% de los casos, el equipo descubrió mutaciones del cáncer-conductor en los genes de señalización del factor de crecimiento similar a la insulina (IGF).

La señalización insulina/IGF-1 juega un papel importante en el crecimiento óseo y el desarrollo durante la pubertad. Los investigadores creen que la señalización insulina/IGF-1 también está implicada en el crecimiento incontrolable del hueso que es característica del osteosarcoma.

Los genes de la señalización insulina/IGF-1  son el objetivo de los medicamentos existentes, conocidos como inhibidores de IGF1R. Los ensayos clínicos anteriores de los inhibidores de IGF1R como tratamiento para el osteosarcoma dieron resultados mixtos, aunque ocasionalmente los pacientes respondieron al tratamiento. A pesar de esto, los inhibidores de IGF1R no han sido probados en el osteosarcoma, ya que no estaba claro quién se podría beneficiar del tratamiento.

El Dr. Sam Behjati, primer autor del Wellcome Trust Sanger Institute y de la Universidad de Cambridge, dijo: “El osteosarcoma es difícil de tratar, a pesar de una extensa investigación en los últimos 40 años, no se han encontrado nuevas opciones de tratamiento. En este estudio se revela una clara meta biológica para el osteosarcoma que se puede alcanzar con los medicamentos existentes”.

En el estudio, los científicos buscaron mutaciones en los tumores para comprender el mecanismo del desarrollo del osteosarcoma. La información genética reveló un proceso específico para reorganizar los cromosomas que dan lugar a varias mutaciones que a la vez conducen al cáncer.

El Dr. Peter Campbell, autor principal del Wellcome Trust Sanger Institute, dijo: “En la actualidad, no hay nuevos tratamientos de osteosarcoma en el horizonte. La secuenciación genómica ha proporcionado la evidencia necesaria para revisar los ensayos clínicos de inhibidores de IGF1R para el subgrupo de pacientes que respondieron en el pasado. Las mutaciones de los tumores de los pacientes pueden permitir a los médicos predecir quién lo hará y no responderá a estos fármacos, resultando en ensayos clínicos más eficientes. Los fármacos podrían ser eficaces para el 10% de los pacientes con osteosarcoma”.