Fosfatidilserina: beneficios, usos, posibles efectos secundarios y más

8928
Download PDF

¿La fosfatidilserina puede mantener su mente alerta y prevenir enfermedades?

La fosfatidilserina es una sustancia grasa producida en el cuerpo que cubre y protege las células nerviosas (especialmente dentro del cerebro) y ayuda a transmitir mensajes entre ellas.

Como un componente esencial de las membranas celulares, se cree que la fosfatidilserina tiene un papel clave en mantener la memoria nítida a medida que se envejece. (Los estudios en animales sugieren que los niveles disminuyen con la edad).

La fosfatidilserina se encuentra naturalmente en ciertos alimentos y también se vende en forma de suplementos dietéticos.

Usos para la fosfatidilserina

Los suplementos de fosfatidilserina se promocionan como un remedio natural para una variedad de condiciones de salud, que incluyen:

Además, los suplementos de fosfatidilserina tienen como objetivo preservar la memoria, promover el sueño saludable, mejorar el estado de ánimo y mejorar el rendimiento en el ejercicio.

Beneficios de la fosfatidilserina

Un puñado de estudios han explorado los efectos en la salud de los suplementos de fosfatidilserina, sin embargo, la mayoría de los estudios son pequeños y anticuados. Aquí hay un vistazo a algunos hallazgos clave:

1) Capacidad de ejercicio y dolor muscular

Los suplementos de fosfatidilserina pueden ayudar a aumentar la capacidad de ejercicio y mejorar el rendimiento deportivo, según un informe publicado en 2006 en Sports Medicine. En su análisis de la investigación disponible sobre el uso de suplementos de fosfatidilserina entre las personas que hicieron ejercicio, los autores del informe también encontraron que la fosfatidilserina puede ayudar a disminuir el dolor muscular y proteger contra el aumento de los niveles de cortisol (una hormona del estrés) que a menudo ocurre como resultado del sobreentrenamiento.

2) Memoria

La fosfatidilserina a menudo se toma para tratar de disminuir la pérdida de memoria relacionada con la edad. En un estudio de 2010 publicado en el Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition, 78 personas mayores con deterioro cognitivo leve fueron asignadas a seis meses de tratamiento con suplementos de fosfatidilserina o un placebo.

En las pruebas realizadas al final del período de seis meses, se encontró que los participantes con puntajes de memoria relativamente bajos al inicio del estudio experimentaron una mejora significativa en la memoria.

3) Depresión

Se cree que la fosfatidilserina desempeña un papel para ayudar a regular el estado de ánimo. En un estudio de 2015 publicado en Mental Illness, por ejemplo, las personas mayores de 65 años con depresión mayor tomaron un suplemento que contenía fosfatidilserina y los ácidos grasos omega-3 DHA y EPA, tres veces al día durante 12 semanas. Al final del estudio, las puntuaciones en una escala de depresión habían mejorado. Se necesita más investigación de estudios clínicos a gran escala y bien diseñados antes de recomendar la fosfatidilserina.

4) TDAH

El uso de fosfatidilserina en combinación con ácidos grasos omega-3 puede ayudar en el tratamiento del TDAH en niños, sugiere un estudio de 2012 publicado en European Psychiatry. Para el estudio, 200 niños con TDAH fueron asignados a 15 semanas de tratamiento con un placebo o un suplemento que contiene fosfatidilserina y ácidos grasos omega-3.

Los resultados del estudio revelaron que los participantes tratados con la combinación de fosfatidilserina y ácidos grasos omega-3 experimentaron una reducción significativamente mayor en el comportamiento hiperactivo / impulsivo y una mayor mejoría en el estado de ánimo (en comparación con los que recibieron el placebo).

Posibles efectos secundarios

La fosfatidilserina puede desencadenar una serie de efectos secundarios, que incluyen insomnio, gases y malestar estomacal.

La fosfatidilserina puede tener un efecto anticoagulante. Si está tomando medicamentos anticoagulantes (como warfarina) o medicamentos antiinflamatorios o tiene problemas de coagulación de la sangre, debe hablar con su médico antes de tomar fosfatidilserina. No debe tomarse dentro de las dos semanas de una cirugía programada.

La mayoría de la fosfatidilserina está hecha de soja.

Los suplementos no han sido probados para la seguridad y debido al hecho de que los suplementos dietéticos son en gran parte no regulados, el contenido de algunos productos puede diferir de lo especificado en la etiqueta del producto.

También tenga en cuenta que no se ha establecido la seguridad de los suplementos en mujeres embarazadas, madres lactantes, niños y personas con problemas médicos o que están tomando medicamentos.

Fuentes de comida

La fosfatidilserina está disponible en varios alimentos, incluidos:

  • La soja
  • Los frijoles blancos
  • Las yemas de huevo
  • El hígado de pollo
  • El hígado de res.

Consideraciones

Aunque los estudios pequeños han mostrado algunos beneficios, hay una falta de investigación de alta calidad para respaldar estas afirmaciones. Puede ser conveniente seguir con otros métodos hasta que se sepa más.

Si todavía está pensando en probar la fosfatidilserina, asegúrese de consultar primero a su proveedor de atención primaria y evitar el autotratamiento y evitar o retrasar la atención estándar.

Referencias:

Komori T. Los efectos de la fosfatidilserina y el suplemento de ácidos grasos Omega-3 en la depresión de la vida tardía. Ment Illn. 1 de abril de 2015; 7 (1): 5647.

Manor I, Magen A, Keidar D, y col. El efecto de la fosfatidilserina que contiene ácidos grasos Omega3 en los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad en niños: un ensayo doble ciego controlado con placebo, seguido de una extensión abierta. Eur Psychiatry. 2012 Jul; 27 (5): 335-42.

Kato-Kataoka A, Sakai M, Ebina R, Nonaka C, Asano T, Miyamori T. La fosfatidilserina derivada de la soja mejora la función de la memoria de los ancianos japoneses con problemas de memoria. J Clin Biochem Nutr. 2010 Nov; 47 (3): 246-55.

Kingsley M. Efectos de la suplementación con fosfatidilserina en el ejercicio de humanos. Deportes Med. 2006; 36 (8): 657-69.