Hipogonadismo masculino: causas, síntomas y tratamientos

4541
Download PDF
Fotografía © Vic

El hipogonadismo masculino es una condición en la que el cuerpo no produce suficiente testosterona (la hormona que desempeña un papel clave en el crecimiento y el desarrollo masculino durante la pubertad) o tiene una capacidad alterada para producir esperma o ambos.

Usted puede nacer con hipogonadismo masculino o también puede desarrollarlo en una etapa más tardía de su vida, a menudo por causas infecciosas o de lesiones. Los efectos (y lo que puede hacer con ellos) dependen de la causa y en qué momento de su vida ocurre la condición. Algunos tipos de hipogonadismo masculino pueden ser tratados con terapia de reemplazo de testosterona.

Síntomas del hipogonadismo masculino

El hipogonadismo puede comenzar durante el desarrollo fetal, antes de la pubertad o durante la edad adulta. Los signos y síntomas dependen de cuándo se desarrolla la afección.
El desarrollo fetal
Si el cuerpo no produce suficiente testosterona durante el desarrollo fetal, el resultado puede ser un deterioro del crecimiento de los órganos sexuales externos. Dependiendo de cuándo se desarrolle el hipogonadismo y cuánta testosterona esté presente, un niño genéticamente varón puede nacer con:

  • Genitales femeninos
  • Genitales ambiguos (genitales que no son ni claramente masculinos ni claramente femeninos)
  • Los genitales masculinos subdesarrollados

Efectos en la pubertad

El hipogonadismo masculino puede retrasar la pubertad o provocar una incompleta o falta de desarrollo normal. Los síntomas pueden incluir:

  • Disminución del desarrollo de la masa muscular
  • Falta de profundización de la voz
  • Alteración del crecimiento del vello corporal
  • Crecimiento deteriorado del pene y los testículos
  • Crecimiento excesivo de los brazos y piernas en relación con el tronco del cuerpo
  • Desarrollo de tejido mamario (ginecomastia)

Efectos en la edad adulta

En varones adultos, el hipogonadismo puede alterar ciertas características físicas masculinas y deteriorar la función reproductiva normal. Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Disfuncion eréctil
  • Esterilidad
  • Disminución en el crecimiento del vello y la barba
  • Disminución de la masa muscular
  • Desarrollo de tejido mamario (ginecomastia)
  • Pérdida de masa ósea (osteoporosis)

El hipogonadismo también puede causar cambios mentales y emocionales. A medida que disminuye la testosterona, algunos hombres pueden experimentar síntomas similares a los de la menopausia en las mujeres. Estos pueden incluir:

  • Fatiga
  • Disminución de la libido
  • Dificultad para concentrarse
  • Sofocos

¿Cuándo consultar a un médico?

Consulte a un médico si tiene algún síntoma de hipogonadismo masculino ya que establecer la causa de esta enfermedad lo más pronto posible es un primer paso importante para obtener el tratamiento adecuado.

Causas

El hipogonadismo masculino significa que los testículos no producen lo suficiente de la hormona sexual masculina llamada testosterona. Hay dos tipos básicos de hipogonadismo:

Primario: este tipo de hipogonadismo (también conocido como insuficiencia testicular primaria) se origina a partir de un problema en los testículos.

Secundario: este tipo de hipogonadismo indica un problema en el hipotálamo o la glándula pituitaria (partes del cerebro que señalan a los testículos para producir testosterona. El hipotálamo produce la hormona liberadora de gonadotropina, la que señala la glándula pituitaria para producir la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (HL).

La hormona luteinizante entonces señala a los testículos para producir la testosterona.
Cualquiera de los dos tipos de hipogonadismo puede ser causado por un rasgo hereditario (congénito) o algo que sucede más tarde en la vida (adquirido), como una lesión o una infección. A veces, el hipogonadismo primario y secundario pueden ocurrir juntos.

Hipogonadismo primario

Las causas comunes del hipogonadismo primario incluyen:

Síndrome de Klinefelter: esta condición es el resultado de una anomalía congénita de los cromosomas sexuales, X e Y. Un macho normalmente tiene un cromosoma X y un cromosoma Y. En el síndrome de Klinefelter, dos o más cromosomas X están presentes además de un cromosoma Y. El cromosoma Y contiene el material genético que determina el sexo de un niño y el desarrollo relacionado. El cromosoma X extra que se produce en el síndrome de Klinefelter causa un desarrollo anormal de los testículos, lo que a su vez resulta en una baja producción de testosterona.

Testículos no descendidos: antes del nacimiento, los testículos se desarrollan dentro del abdomen y normalmente se mueven hacia abajo en su lugar permanente en el escroto. A veces uno o ambos testículos pueden no bajar al nacer. Esta condición a menudo se corrige en los primeros años de vida sin tratamiento. Si no se corrige en la primera infancia, puede conducir a un mal funcionamiento de los testículos y en una reducción de la producción de testosterona.

Orquitis de las paperas: si una infección de la parotiditis que implica a los testículos además de las glándulas salivares (ortigas de las paperas) que ocurra durante adolescencia o adultez, el daño testicular a largo plazo podría ocurrir. Esto puede afectar la función testicular normal y la producción de testosterona.

Hemocromatosis: demasiado hierro en la sangre puede causar insuficiencia testicular o disfunción de la glándula pituitaria, afectando la producción de testosterona.
Lesión a los testículos: debido a que están situados fuera del abdomen, los testículos son propensos a las lesiones. El daño a los testículos desarrollados normalmente puede causar hipogonadismo. El daño a un testículo no puede afectar la producción total de testosterona.

Tratamiento para el cáncer: la quimioterapia o la radioterapia para el tratamiento del cáncer pueden interferir con la producción de testosterona y espermatozoides. Los efectos de ambos tratamientos a menudo son temporales, pero la infertilidad permanente es algo que puede ocurrir. Aunque muchos hombres recuperan su fertilidad dentro de unos meses después de finalizar el tratamiento, preservar el esperma antes de comenzar con el tratamiento del cáncer, es una opción que muchos hombres consideran.

Hipogonadismo secundario

En el hipogonadismo secundario, los testículos son normales pero funcionan incorrectamente debido a un problema con la hipófisis o el hipotálamo. Una serie de condiciones pueden causar hipogonadismo secundario, incluyendo:

Síndrome de Kallmann: el desarrollo anormal del hipotálamo (el área del cerebro que controla la secreción de las hormonas pituitarias) puede causar hipogonadismo. Esta anomalía también está asociada con el deterioro del desarrollo de la capacidad olfativa (anosmia) y la ceguera de color rojo-verde.

Trastornos hipofisarios: una anormalidad en la glándula pituitaria puede afectar la liberación de hormonas de la glándula pituitaria a los testículos, afectando la producción normal de testosterona. Un tumor pituitario u otro tipo de tumor cerebral localizado cerca de la glándula pituitaria pueden causar deficiencias hormonales. Además, el tratamiento de un tumor cerebral, como la cirugía o la radioterapia, pueden afectar la función pituitaria y causar hipogonadismo.

Enfermedades inflamatorias: ciertas enfermedades inflamatorias, como la sarcoidosis, la histiocitosis y la tuberculosis, implican al hipotálamo y a la glándula pituitaria y pueden afectar la producción de testosterona, causando hipogonadismo.
VIH / SIDA: El VIH / SIDA puede causar niveles bajos de testosterona al afectar el hipotálamo, la hipófisis y los testículos.

Medicamentos: el uso de ciertos medicamentos, como los medicamentos para el dolor de opiáceos y algunas hormonas, puede afectar la producción de testosterona.
Obesidad: el sobrepeso significativo a cualquier edad puede estar relacionado con el hipogonadismo.

Envejecimiento normal: los hombres mayores generalmente tienen menores niveles de testosterona que los hombres más jóvenes. A medida que los hombres envejecen, hay una disminución lenta y continua en la producción de testosterona.

Enfermedades concurrentes: el sistema reproductivo puede cerrarse temporalmente debido al estrés físico de una enfermedad o cirugía, así como durante un estrés emocional significativo. Esto es el resultado de señales disminuidas del hipotálamo y por lo general se resuelve con el tratamiento exitoso de la condición subyacente.
La tasa a la que disminuye la testosterona varía mucho entre los hombres. Hasta el 30% de los hombres mayores de 75 tienen un nivel de testosterona que está por debajo del rango normal de testosterona en hombres jóvenes. Si el tratamiento es necesario o no, sigue siendo un tema de debate.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para el hipogonadismo incluyen:

  • Síndrome de Kallmann
  • Los testículos no descendidos como los de un bebé
  • La infección de las paperas que afectan a los testículos
  • Lesión a los testículos
  • Tumores testiculares o pituitarios
  • VIH / SIDA
  • Síndrome de Klinefelter
  • Hemocromatosis
  • Quimioterapia o radioterapia realizadas con anterioridad
  • Apnea del sueño no tratada

El hipogonadismo puede ser heredado. Si alguno de estos factores de riesgo está en su historial de salud familiar, informe a su médico.

Complicaciones

Las complicaciones del hipogonadismo no tratado difieren dependiendo de la edad en que se desarrolla por primera vez ya sea durante el desarrollo fetal, la pubertad o la edad adulta.

Desarrollo del feto
Un bebé puede nacer con:

  • Genitales ambiguos

Pubertad
El desarrollo puberal puede retrasarse o estar incompleto, lo que resulta en:

  • Disminución o falta de barba y pelo corporal
  • Pérdida de crecimiento del pene y los testículos
  • Crecimiento desproporcionado, generalmente mayor longitud de brazos y piernas en comparación con el tronco
  • Pechos masculinos agrandados (ginecomastia)

Edad adulta
Las complicaciones pueden incluir:

  • Esterilidad
  • Disfuncion eréctil
  • Disminución del libido
  • Fatiga
  • Pérdida o debilidad muscular
  • Pechos masculinos agrandados (ginecomastia)
  • Disminución de la barba y el crecimiento del vello corporal

Cuándo contactar a un profesional médico

Hable con su médico si nota:

  • Secreción mamaria
  • Aumento de senos (hombres)
  • Los sofocos (las mujeres)
  • Impotencia
  • Pérdida de vello corporal
  • Pérdida del período menstrual
  • Problemas para quedar embarazada
  • Problemas con el deseo sexual
  • Debilidad
  • Tanto los hombres como las mujeres deben llamar a su médico si tienen dolores de cabeza o problemas de visión.

Diagnóstico

Su médico realizará un examen físico durante el cual observará si su desarrollo sexual, el vello púbico, la masa muscular y el tamaño de sus testículos, es consistente con su edad. Su médico puede revisar su nivel de testosterona en la sangre si tiene alguno de los signos o síntomas de hipogonadismo.

La detección temprana en los niños puede ayudar a prevenir los problemas de la pubertad tardía. El diagnóstico y tratamiento tempranos en los hombres ofrecen una mejor protección contra la osteoporosis y otras afecciones relacionadas.

Los médicos basan un diagnóstico de hipogonadismo sobre los síntomas y los resultados de los análisis de sangre que miden los niveles de testosterona. Debido a que los niveles de testosterona varían y que generalmente son más altos por la mañana, las pruebas de sangre se hacen generalmente temprano en el día, antes de las 10 am.
Si las pruebas confirman que usted tiene sus niveles de testosterona baja, se pueden realizar más pruebas para determinar si la causa es un trastorno testicular o una anormalidad pituitaria. Basados en los signos y síntomas específicos, los estudios adicionales pueden identificar la posible causa. Estos estudios pueden incluir:

  • Pruebas hormonales
  • Análisis de semen
  • Imágenes hipofisarias
  • Estudios genéticos
  • Biopsia testicular

Las pruebas de testosterona también juegan un papel importante en la gestión de la enfermedad. Esto ayuda a su médico a determinar la dosis correcta de la medicación, tanto inicialmente como a través del tiempo.

¿Cuáles son los tratamientos para el hipogonadismo?

Tratamiento para el hipogonadismo en las mujeres

El tratamiento implicará aumentar la cantidad de hormonas sexuales femeninas en su cuerpo si usted es una mujer.
Su primera línea de tratamiento probablemente será una terapia de estrógeno si ha tenido una histerectomía. Un parche o una píldora puede administrar la hormona suplementaria de estrógeno.

Debido a que los niveles aumentados de estrógeno pueden aumentar el riesgo de cáncer de endometrio, se le dará una combinación de estrógeno y progesterona si es que la mujer no ha tenido una histerectomía anteriormente. La progesterona puede disminuir el riesgo de cáncer de endometrio si es que está tomando estrógeno.

Otros tratamientos pueden dirigirse a síntomas específicos. Si usted es una mujer y tiene un deseo sexual disminuido, puede recibir dosis bajas de testosterona. Si usted tiene irregularidades menstruales o problemas para concebir, puede recibir inyecciones de la gonadotropina coriónica humana (choriogonadotropin – hCG) o píldoras que contengan la FSH (hormona foliculo estimulantes) para desencadenar la ovulación.

Tratamiento para el hipogonadismo en los hombres

La testosterona es una hormona sexual masculina. La terapia de reemplazo de testosterona (TRT) es un tratamiento ampliamente utilizado para el hipogonadismo en varones. Usted puede obtener la terapia de reemplazo de testosterona mediante:

  • Inyección
  • Parche
  • Gel
  • Pastillas

Las inyecciones de una hormona liberadora de gonadotropina puede desencadenar la pubertad o aumentar la producción de su esperma.

Prepárese para su cita con el médico

Aunque es probable que comience por ver a su médico de cabecera o médico general, es posible que tenga que consultar a un médico que se especializa en las glándulas productoras de hormonas (endocrinólogo). Si su médico de atención primaria sospecha que tiene hipogonadismo masculino, él o ella puede remitirlo a un endocrinólogo. O bien, puede solicitar una remisión.

He aquí algunos datos que le ayudarán a prepararse para su cita y saber qué esperar de su médico.

Lo que puede hacer

  • Anote cualquier síntoma que esté experimentando, incluyendo cualquiera que no tenga relación con la cita programada.
  • Anote la información personal clave, incluyendo cualquier estrés importante, cambios en su vida reciente, y antecedentes de enfermedades o cirugías infantiles.
  • Haga una lista de todos los medicamentos, así como las vitaminas o suplementos que esté tomando.
  • Apunte las dudas para consultarlas con su médico.

Preparar una lista de preguntas para su médico le ayudará a aprovechar al máximo su tiempo con este. Para el hipogonadismo masculino, algunas preguntas básicas para formular a su médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Es probable que mi condición sea temporal o crónica?
  • ¿Qué tratamientos están disponibles?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de cada tratamiento?
  • ¿Qué tratamiento cree que sería mejor para mí?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque que está sugiriendo?
  • Tengo estas otras condiciones de salud. ¿Cómo puedo manejarlos mejor juntos?
  • ¿Hay alguna restricción que debo seguir?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevar a casa conmigo? ¿Qué sitios
  • web recomienda?
  • No dude en hacer otras preguntas que tenga.

Qué esperar de su médico
Es probable que su médico le haga una serie de preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzó a experimentar los síntomas?
  • ¿Sus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán severos son sus síntomas?
  • ¿Cree que sus síntomas mejoran?
  • ¿Cree que sus síntomas empeoran?
  • ¿Cuándo comenzó su pubertad? ¿Parecía ser anterior o posterior a la de sus compañeros?
  • ¿Tuvo problemas de crecimiento cuando era niño o adolescente?
  • ¿Ha sufrido algún trauma testicular?
  • ¿Qué hay de un traumatismo craneal?
  • ¿Tuvo las paperas de niño o adolescente? ¿Recuerdas si sentías dolor en tus testículos mientras tenías las paperas?
  • ¿Tuvo testículos no descendidos cuando era bebé?
  • ¿Ha tenido cirugía para una hernia de la ingle o cirugía genital como la de un niño?