¿La leche de vaca tiene colesterol?: alternativas y más

5050
Download PDF

La mayoría de la leche de vaca tiene colesterol, sin embargo hay alternativas.

La pregunta es, “¿La leche tiene colesterol?” La respuesta es: “Sí, a excepción de la leche descremada o sin grasa”.

Sin embargo los tiempos han cambiado, y la leche que se consume no proviene solo de las vacas (y, en menor medida, de las cabras), sino también de fuentes vegetales como la soja, las almendras, el arroz y el coco. Y, como probablemente sabrá, incluso la leche láctea (de vaca) ahora está disponible sin lactosa (azúcar de la leche) y en diversas formas en función de su contenido de grasa.

¿Qué tipo de leche es la indicada para mí?

Tal vez, el hecho básico más importante que debe saber, es que la leche entera (leche láctea de la que no se ha eliminado la grasa) tiene más calorías y colesterol que cualquier otra forma de leche. Otros factores importantes a considerar incluyen:

Los períodos de crecimiento y desarrollo tienen requisitos nutricionales específicos. Las mujeres embarazadas, los niños mayores de 2 años y los adolescentes necesitan la proteína, el calcio y la vitamina D que son abundantes en la leche de vaca.

Por otro lado, las personas que necesitan limitar su ingesta de colesterol (por ejemplo, aquellos que están tratando de perder peso o siguen una dieta saludable para el corazón), probablemente deberían considerar otras formas de leche no lácteas.

Entonces, ¿cómo decidir qué tipo de leche usar? Si el sabor es importante para usted, puede probarlas todas. Sin embargo, también debe considerar sus diferentes perfiles nutricionales, la idoneidad basada en sus necesidades dietéticas y / o preocupaciones sobre posibles alergias, y los beneficios para la salud.

Leche láctea (de vaca), tradicional y sabrosa

Sin duda, es el tipo de leche más común y popular: leche entera (3% o más de grasa saturada, el tipo con más colesterol), 2% (grasa) de leche, 1% (grasa) de leche, grasa (grasa leche sin grasa) e incluso leche sin lactosa.

Lea también: Tratamiento para la intolerancia a la lactosa

Leche entera: es la leche de vaca a la cual no se le ha extraído la grasa. La leche entera contiene la mayor cantidad de colesterol en la dieta en comparación con la leche con bajo contenido de grasa. También tiene 150 calorías y 8 gramos de grasa por taza, 8,5% de sólidos de leche sin grasa y 88% de agua. Además de su alto contenido de grasa (3%), la leche entera es rica en proteínas naturales, vitamina D y calcio.

Leche láctea sin grasa: es la leche que contiene 1% y 2% de grasa y se le conoce como leche “reducida en grasa” y la leche descremada o sin grasa se conoce comúnmente como leche desnatada.

Leche sin lactosa: esta es la leche procesada que viene sin lactasa, un azúcar natural que se encuentra en los productos lácteos. La leche sin lactosa viene en las mismas variedades que la leche de vaca “regular” y tiene el mismo perfil nutricional.

En general, cuando se trata de reducir su nivel de colesterol, mientras menos grasa saturada tenga en su leche, mejor.

Leche de almendras

Hecha de almendras molidas, la leche de almendras viene naturalmente sin lactosa, no tiene grasas saturadas y tiene pocas calorías en comparación con otras leches. La paradoja sin embargo es que, aunque las almendras son ricas en proteínas, la leche de almendras no lo es, y tampoco es una buena fuente de calcio, aunque muchas marcas se complementan con calcio y vitamina D.

Nota: si es alérgico a cualquier tipo de nuez, debes evitar tomar leche de almendras.

Leche de soja

Como sabrá, la leche de soja está hecha de soja. Naturalmente, la leche de soja libre de lactosa y colesterol es una buena fuente de proteínas, potasio, vitaminas A, D y B12 y (cuando se suplementa) de calcio. También es baja en grasas saturadas y comparable en calorías a la leche descremada.

Nota: Los resultados de un estudio clínico reciente sugieren que un mayor consumo de alimentos a base de soya puede causar problemas de fertilidad.

Leche de coco

Le sorprenderá saber que los cocos están clasificados como frutas, no como nueces, por lo que la mayoría de las personas con alergias a las nueces pueden beber leche de coco sin tener una reacción alérgica. Sin embargo, si tiene alergia a las nueces, lo mejor es consultar con su médico antes de comenzar a comer o tomar productos que contengan coco. Siempre es mejor prevenir.

Los cocos son ricos en fibra y contienen muchos nutrientes importantes, incluidas las vitaminas C, E, B1, B3, B5 y B6 y minerales como el hierro, calcio, magnesio, selenio, sodio y fósforo.

Los cocos también contienen una gran cantidad de grasas saturadas, un gran inconveniente para las personas que necesitan limitar su consumo de grasas en la dieta. Sin embargo hay buenas noticias, ya que la grasa en los cocos cuando está siendo procesada por el organismo se convierte en una sustancia muy saludable llamada monolaurina, que tiene efectos antibacterianos y antivirales. Así que beber leche de coco puede ayudar a su cuerpo a combatir las infecciones. Además, la grasa en el coco parece ser digerida y eliminada más rápidamente, lo que significa que es menos probable que se almacene como grasa.

Nota: Debido a que está saturado, la grasa en los cocos puede contribuir al desarrollo de enfermedades del corazón. Si tiene una enfermedad cardíaca o factores de riesgo, consulte con su médico acerca de consumir productos que contengan coco.

Leche de arroz

Hecho de arroz molido y agua, la leche de arroz es la menos alergénica de todas la leches, por lo que puede ser una buena opción para las personas que son intolerantes a la lactosa o que tienen alergias a las nueces.

No es una buena fuente de calcio o vitamina D a menos que se complemente con estos nutrientes.

Nota: La leche de arroz es muy baja en proteínas y muy alta en carbohidratos, por lo que probablemente no sea la mejor opción para personas con diabetes, ancianos o atletas.

Referencias:

Lewin J. “Los beneficios para la salud de … la leche de coco“. BBCGoodFood.Com (2016).

Whitney EN, Rolfes SR. “Comprender la nutrición”, 12ª ed. Wadsworth Publishing (2010).

Krans B. “Leche de almendras vs. leche de vaca vs. leche de soya vs. leche de arroz“. Healthline.com (2014).