La prueba de sangre que detectaría el cáncer pancreático en la fase temprana

1108
Download PDF

Los científicos afirman que han desarrollado un nuevo análisis de sangre para identificar el cáncer de páncreas, un avance importante que eventualmente podría permitir un diagnóstico más temprano.

El cáncer de páncreas es un tipo de tumor particularmente mortal debido a que a menudo se detecta demasiado tarde para poder realizar un tratamiento eficaz.

La prueba (todavía) experimental, detecta un haz de proteínas producidas por tumores pancreáticos y parece ser más exacta que una prueba disponible en la actualidad para la proteína llamada CA19-9, según los resultados del estudio.

La prueba CA 19-9 es “muy imperfecta”, dijo el doctor Cesar Castro, uno de los investigadores del nuevo estudio.

Por un lado, los niveles de CA 19-9 por lo general se elevan sólo en las últimas etapas del cáncer de páncreas, según Castro, un oncólogo en el Hospital General de Massachusetts en Boston.

Además, un pico en la proteína no es específico para el cáncer ya que puede subir cuando el páncreas está inflamado o cuando hay un bloqueo en los conductos biliares.

Medir el CA 19-9 puede ser útil para rastrear el progreso de los pacientes durante el tratamiento, dijo Castro.

Sin embargo es un “marcador de diagnóstico terrible”, agregó.

En los Estados Unidos se estima que casi 53.700 personas serán diagnosticadas con cáncer de páncreas este año, según el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos y más del 80% desarrolla una forma llamada adenocarcinoma ductal pancreático (ADP).

Pocas personas sobreviven a la enfermedad porque rara vez se detecta temprano, cuando en realidad puede ser tratada con cirugía. Los síntomas, que incluyen la pérdida de peso y la ictericia, por lo general surgen sólo después de que la enfermedad se ha propagado.

De todos los estadounidenses diagnosticados con cáncer de páncreas, sólo el 8% siguen estando  vivos cinco años después, dice el instituto del cáncer.

Los científicos han estado trabajando para encontrar marcadores, o indicadores, de cáncer pancreático temprano, como las proteínas en la sangre que señalan sistemática y específicamente la presencia de la enfermedad.

El objetivo final es encontrar una prueba que pueda examinar a las personas para el cáncer de páncreas, capturándolo antes de que surjan los síntomas, dijo el Dr. Peter Kingham.

El Dr. Kingham, quien no participó en el nuevo estudio, se especializa en el tratamiento del cáncer de páncreas en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center en la ciudad de Nueva York.

“A diferencia de otros tipos de cáncer, no tenemos una prueba de detección para el cáncer de páncreas”, dijo Kingham. “Nos encantaría tener alguna prueba que se utilice como la mamografía para el cáncer de mama, o la colonoscopia para el cáncer de colon”.

Dijo que los resultados con el nuevo análisis de sangre son “impresionantes en comparación con la prueba para la CA 19-9”.

Sin embargo, advirtió Kingham, debe ser estudiada en grupos más grandes de pacientes para obtener una mejor medida de su exactitud.

La prueba utiliza una tecnología de chip que analiza estructuras llamadas vesículas extracelulares, (EV) que son producidas por las células en el torrente sanguíneo.

Las vesículas extracelulares pueden provenir tanto de células normales como de células cancerosas. Pero el equipo de Castro encontró que aquellas que contienen una “firma” de cinco proteínas específicas eran un buen marcador de cáncer de páncreas.

En una fase del estudio, los investigadores utilizaron muestras de sangre de 43 pacientes que habían sido sometidos a la cirugía para el ADP o condiciones no cancerosas, incluyendo pancreatitis (donde el órgano se inflama).

Los científicos descubrieron que la prueba de las cinco proteínas detectó el 86% de los casos de cáncer de páncreas.

La prueba también tenía una “especificidad” del 81%. Eso sugiere que daría con precisión un resultado negativo al 81 por ciento de las personas que no tienen cáncer de páncreas.

Sin embargo, Castro coincidió en que el grupo de estudio era demasiado pequeño para sacar conclusiones.

Algunos aspectos de las pruebas han sido automatizados, dijo Castro. En este momento, se podría hacer en unos 10 minutos, a un costo de 60 dólares por paciente, dijeron los investigadores.

La gran pregunta a largo plazo es si la prueba podría ser lo suficientemente buena y práctica como para ser utilizada para el cribado (población).

Para obtener respuestas, dijo Castro, los estudios podrían examinar primero a los pacientes de alto riesgo de cáncer de páncreas debido a una fuerte historia familiar de la enfermedad.

Pero en última instancia, dijo, la esperanza es desarrollar una prueba de detección que se pueda utilizar para la población en general.

Castro y algunos de sus colegas en el estudio son inventores de una solicitud de patente que cubre la tecnología utilizada en la investigación. Dos investigadores son consultores de Exosome Diagnostics, Inc., que licenció la solicitud de patente.