Cómo las dietas pueden afectar el riesgo de los accidentes cerebrovasculares

1450
Download PDF
Foto: abcnews.go.com

Para todos los que han tratado de perder peso mediante una dieta, el proceso puede ser un desafío.
Probablemente estas dietas pueden ser eficaces para la pérdida de peso, sin embargo, esto no garantiza que sean beneficiosas para su bienestar en general.

Lea también10 sándwiches para bajar de peso: fáciles y rápidos de preparar

Uno de los factores más influyentes en la determinación de su longevidad general (esperanza de vida) es su riesgo de un accidente cerebrovascular. Por lo tanto, tiene sentido tratar de entender cómo las dietas más prevalentes afectan su probabilidad de tener un derrame cerebral. Un accidente cerebrovascular es una de las causas más comunes de muerte y discapacidad, y la prevención de un derrame añade un promedio de 12,5 años a su vida útil.

Las dietas más importantes y sus efectos

Dieta Paleolítica

Esta dieta ha surgido como un enfoque para la pérdida de peso y la alimentación saludable. Es una dieta muy popular, que en su forma más pura requiere comer sólo alimentos que se cree que han sido comidos por los hombres de las cavernas. Esto incluye carne (alimentada por hierbas, sin hormonas), pescado, frutos secos, verduras y frutas. Una piedra angular de la dieta es la eliminación de alimentos procesados, azúcares añadidos, granos y productos lácteos.

En este momento, la dieta Paleo se ha estudiado menos que muchos de los otros sistemas de dietas, simplemente porque es más nueva. Sin embargo, incluso con sólo algunos datos disponibles, el riesgo de un accidente cerebrovascular y enfermedad cardiovascular parece disminuir con la dieta Paleo.

Esto se debe en gran medida a la eliminación de los alimentos procesados que se entiende que son los responsables de los daños oxidativos y la inflamación que dan a lugar a los accidentes cerebrovasculares. Además, la dieta Paleo es rica en vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan a reparar y mantener las funciones naturales de su cuerpo.

Dieta mediterránea

La dieta mediterránea es un estilo de comer que incorpora alimentos frescos como frutas, verduras, nueces, carnes, pescado, legumbres y granos enteros. A menudo referida como una dieta de estilo mediterráneo, esta dieta permite una mayor variedad de carbohidratos que la dieta paleo, pero, al igual que la dieta paleo, también reduce los alimentos procesados lo que se traduce en una disminución de los riesgos de accidentes cerebrovasculares.

Lea también¿Puede una dieta mediterránea o una dieta baja en grasa prevenir sus dolores de cabeza?

Además hay una serie de estudios que demuestran que la dieta mediterránea reduce el ictus y mejora la salud del corazón.

Dieta South Beach

Esta es una dieta de 3 etapas. Las dos primeras etapas son las más restrictivas y la tercera etapa es una de mantenimiento. Esta dieta se basa en comer algunas grasas, proteínas y carbohidratos, mientras que se eliminan otros, especialmente los alimentos con alto contenido glicémico.

El sistema implica comer alimentos en ciertos momentos para lograr una combinación óptima. En general, la dieta South Beach es efectiva para la pérdida de peso en aquellos que son disciplinados lo suficiente como para aprender las reglas y seguirlas constantemente.

Aunque no hay estudios que evalúen el impacto de la dieta South Beach en el riesgo de un accidente cerebrovascular, esta dieta puede controlar la diabetes y el síndrome metabólico (una condición pre-diabética) debido a la ingesta glicémica baja, la que puede ayudar a reducir el riesgo de un accidente cerebrovascular y reducir el riesgo de infarto. Sin embargo, esta dieta también puede estar asociada con la deficiencia nutricional, ya que puede conducir a una variedad de condiciones médicas, por lo que es vital estar atentos y conseguir los nutrientes adecuados.

Dieta Atkins

La dieta Atkins está diseñada para la pérdida de peso. Está basada en la restricción de carbohidratos, proteínas moderadas y un alto consumo de grasa.
Esta dieta elimina panes, arroz y pastas, mientras que incorpora cremas pesadas y grasas enteras.

Lea también: 5 alimentos que ayudan a quemar grasa

La dieta Atkins es difícil de mantener, ya que la mayoría de las personas que están en la dieta se sienten hambrientos debido a la falta de carbohidratos. Sin embargo, para aquellos que son capaces de seguir la dieta Atkins, de seguro verán resultados para la pérdida de peso.

En general, el enfoque de esta dieta se asocia con un empeoramiento del riesgo de un accidente cerebrovascular y otras enfermedades del corazón. Estas consecuencias son el resultado del alto colesterol y del alto consumo de grasa que no se equilibran con el consumo de otros nutrientes.

Algunos defensores de esta dieta pueden, sin embargo, evitar el aumento del riesgo de un accidente cerebrovascular. Los que pueden consumir la proporción adecuada de proteínas a grasas saturadas y grasas no saturadas, así como las cantidades óptimas de ácidos grasos de cadena larga y corta y que pueden planificar la ingesta de alimentos durante todo el día junto con ejercicios, pueden seguir esta dieta sin aumentar el riesgo de un accidente cerebrovascular o enfermedades del corazón.

Dieta Cetogénica

La dieta cetogénica es una dieta alta en grasas, baja en proteínas y sin carbohidratos que es más restrictiva que la dieta Atkins. Este régimen se utiliza como un método médicamente prescrito de control de convulsiones para los niños que sufren de los más difíciles síndromes de epilepsia.
Además, algunos atletas de alto rendimiento y devotos de la pérdida de peso han adoptado la dieta cetogénica. Mientras que la dieta cetogénica funciona para la pérdida de peso, es notablemente difícil de mantenerla en práctica debido al hambre que involucra y la extrema falta de variedad de alimentos.

El riesgo de un accidente cerebrovascular, enfermedad vascular y enfermedad cardíaca se incrementa con una dieta cetogénica. Al igual que con la dieta de Atkins, las personas con conocimiento pueden crear una estrategia para consumir las grasas y proteínas en una proporción y composición que no aumente sustancialmente el riesgo de una enfermedad vascular o de un accidente cerebrovascular.

Dieta vegetariana

Una dieta vegetariana es una dieta que elimina la carne animal, y posiblemente otros productos animales, como los huevos y productos lácteos. Una dieta vegetariana puede incorporar una variedad de granos, frutas, verduras, nueces y legumbres, pero también puede incluir una gama de alimentos procesados y ‘comida chatarra’, dependiendo de la dieta.

En general, una dieta vegetariana está asociada con un menor riesgo de accidente cerebrovascular. Sin embargo, una dieta vegetariana que incluye alimentos fritos, alimentos procesados y comida basura, puede causar un aumento de peso y deficiencias nutricionales, como la deficiencia de vitamina B12.

Dieta libre de gluten

Una dieta libre de gluten es un plan que elimina específicamente el gluten, que es una proteína que se encuentra en el trigo. Una dieta libre de gluten es principalmente útil para las personas que tienen la enfermedad celíaca, aunque muchas personas que sufren de problemas digestivos persistentes experimentan un grado de mejora con una dieta libre de gluten.

Lea también7 errores que la gente comete al tratar de alimentarse sin gluten

Curiosamente, mientras que una dieta sin gluten no afecta específicamente el riesgo de accidente cerebrovascular, la enfermedad celíaca no tratada se asocia con un leve aumento en el riesgo de accidente cerebrovascular, que puede resultar de la inflamación de la enfermedad celíaca no tratada. . La inflamación es una causa importante de accidente cerebrovascular, como la inflamación crónica, la cual se acumula durante años produciendo lesiones a los vasos sanguíneos en el cerebro y en todo el cuerpo, lo que puede hacer que se obstruya con coágulos de sangre.

Referencias:

Carbohidratos y función endotelial: ¿es una dieta baja en carbohidratos o una dieta con bajo índice glucémico favorable para la salud vascular? Jovanovski E, Zurbau A, Vuksan V, Clin Nutr Res. 2015 Apr; 4 (2): 69-75

La dieta baja en carbohidratos, rica en proteínas y alta en grasas altera la reactividad de la arteria periférica pequeña en pacientes con síndrome metabólico, Merino J, Kones R, Ferré R, Plana N, Girona J, Aragonés G, Ibarretxe D, Heras M, Masana L, Clin Investig Arterioscler. 2014 Mar-abr; 26 (2): 58-65

Las puntuaciones de patrones de la dieta mediterránea y paleolítica están asociadas de forma inversa con biomarcadores de inflamación y balance oxidativo en adultos, Whalen KA, McCullough ML, Flanders WD, Hartman TJ, Judd S, Bostick RM. J Nutr. 2016 Jun; 146 (6): 1217 – 26.

Los adultos jóvenes con enfermedad celíaca pueden estar en mayor riesgo de aterosclerosis temprana, De Marchi S, Chiarioni G, Prior M, Arosio E, Aliment Pharmacol Ther. 2013 jul; 38 (2): 162-9

How Popular Diets Affect Your Stroke Risk – Heidi Moawad, MD