Los trastornos mentales comunes mejorarían mediante la actividad física

735
Download PDF

 

Un nuevo estudio evaluó si el aumento de la actividad física podría mejorar la salud mental y encontró que cumplir con las recomendaciones de actividades físicas del Reino Unido redujeron significativamente los niveles de angustia psicológica y los trastornos mentales comunes.

Los trastornos mentales comunes (TMC) abarcan ciertos tipos de depresión y ansiedad que no cumplen los criterios para un diagnóstico psiquiátrico normal. A pesar de no ser reconocidos en términos médicos como condiciones específicas, los trastornos mentales comunes causan una angustia emocional significativa a las personas causando discapacidades físicas, sociales y ocupacionales. Los trastornos mentales comunes también son más frecuentes que los trastornos psiquiátricos mayores, que ocurren en aproximadamente 1 de cada 6 adultos en Inglaterra.

Recientemente, los investigadores han comenzado a explorar un vínculo entre la salud mental y la actividad física. Las guías de actividad física de 2011 en el Reino Unido recomendaron 150 minutos por semana de actividad física moderada o 75 minutos por semana de actividad vigorosa y dos días de ejercicio muscular por semana. Los estudios observacionales sugieren que los individuos activos obtienen beneficios sustanciales en salud mental, incluso si caen por debajo de estos criterios. Por ejemplo, la actividad física sólo 1-2 veces por semana estuvo asociada con un riesgo reducido del 40% para la depresión. Este régimen de actividad es expresado popularmente como el patrón de actividad del “guerrero de fin de semana” cuando los individuos tienden a completar todo su ejercicio los fines de semana.

El estudio

Un nuevo estudio publicado en el International Journal of Behavioural Nutrition and Physical Activity (Diario Internacional de Nutrición Conductual y Actividad Física) exploró si la salud mental podría, de hecho, ser mejorada por la actividad física 1-2 veces por semana. En este estudio, los participantes adultos completaron encuestas basadas en el hogar entre los años de 1994 a 2004. La actividad física fue auto-reportada y la salud psicológica fue medida por el cuestionario de salud general (GHQ-12).

Resultados

Como se esperaba, este estudio encontró una asociación entre la actividad física y las mejoras en la salud mental en las directrices de actividad física recomendada. Las personas que cumplieron con los criterios de actividad física del Reino Unido informaron menores niveles de angustia psicológica. Esta relación existió independientemente de si esta actividad se acumuló en 1-2 días por semana o se extendió en pequeñas dosis diarias. Además, encontraron que en los participantes que están manejando enfermedades crónicas, los beneficios de salud mental se optimizaron a dosis incluso más bajas de actividad física (por debajo de las pautas de actividad física).

Es importante destacar que estos resultados sugieren que el aumento de la actividad física es importante para la salud mental. También demostró que incluso un tipo de régimen de ejercicio los fines de semana puede reducir significativamente los trastornos mentales comunes. Además, la presencia de enfermedades crónicas es un factor importante en la modificación de las asociaciones entre la salud mental y la actividad física. En particular, existe una fuerte variación intra-individual en respuesta al ejercicio; por lo tanto, al prescribir el ejercicio, los médicos deben adaptar los enfoques a las preferencias individuales y la disponibilidad de tiempo y a lascondiciones de salud pre-existentes.