¿Nuevos agentes anticoagulantes como alternativa a la warfarina?

2132
Download PDF

Investigaciones recientes sugieren que los anticoagulantes orales no antagonistas de la vitamina K (NOACs) serían efectivos como la warfarina para el tratamiento de la fibrilación auricular en pacientes de alto riesgo.

La fibrilación auricular (FA) es una frecuencia cardíaca irregular y rápida que puede aumentar el riesgo de accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones cardiovasculares. Los signos generalmente incluyen mareos, fatiga y debilidad. Los regímenes de tratamiento para la FA incluyen intervenciones quirúrgicas como los marcapasos, ablación y cardioversión (descargas eléctricas). Sin embargo, el primer paso es abordar el estilo de vida y la medicación adecuada.

Los agentes antiplaquetarios y anticoagulantes actúan previniendo la formación de coágulos de sangre o disolviendo los coágulos de sangre existentes. La warfarina, vendida bajo la marca Coumadin, es un anticoagulante usado para tratar coágulos de sangre y prevenir los accidentes cerebrovasculares en personas que tienen FA. La warfarina se encuentra en la lista de medicamentos esenciales de la OMS y es uno de los medicamentos más eficaces y seguros del sistema de salud.

Aunque es un tratamiento altamente efectivo en individuos con FA, la anticoagulación con warfarina puede ser difícil de manejar y requiere un monitoreo frecuente. Otra clase de fármacos llamados anticoagulantes orales no antagonistas de la vitamina K (NOACs) han demostrado ser eficaces para el tratamiento de la FA.

El estudio

En un estudio dirigido por el Dr. Lip y sus colegas, se usaron datos de registros daneses para comparar la seguridad y la eficacia de las dos clases de fármacos. El trabajo fue publicado en JAMA Cardiology.

Método del estudio

El estudio observacional a nivel nacional incluyó a 14.020 participantes (37% mujeres) de alto riesgo. La seguridad de los NOACs (dabigatrán a 150 mg dos veces al día, rivaroxaban a 20 mg una vez al día y apixaban a 5 mg dos veces al día) se comparó con el tratamiento estándar con warfarina.

Se excluyeron pacientes con problemas previos de salud como accidentes cerebrovasculares, embolismo sistémico, ataque isquémico y cáncer. Los principales resultados y medidas fueron las tasas de accidente cerebrovascular isquémico / embolismo sistémico, muerte y sangrado.

Resultados del estudio

La conclusión general del estudio fue que no hubo diferencias significativas entre las NOAC y la warfarina en pacientes con riesgo de accidente cerebrovascular o embolia. Debe tenerse en cuenta que el resultado de “cualquier sangrado” fue más bajo para los NOACs (apixaban y dabigatrán) que para la warfarina. La principal limitación de este estudio fue su naturaleza observacional, que tiende a introducir factores de confusión como la dieta, estilo de vida, otras dolencias y tratamientos médicos, y sesgos que potencialmente pueden cambiar el resultado del análisis estadístico. Los autores también observaron que la evaluación de la conducta de prescripción completa es necesaria antes de que se pueda sacar una conclusión definitiva. Sin embargo, este estudio sugiere que la seguridad y la eficacia de las NOAC y warfarina caen en un ámbito similar de eficacia y justifica un ensayo aleatorizado en una población más grande.